Nuevo

Cómo manejar y detener la mentira crónica en niños

Cómo manejar y detener la mentira crónica en niños



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los educadores especiales sin duda conocerán y enseñarán a estudiantes que parecen tener dificultades para decir la verdad. Algunos de ellos pueden culpar a otros para evitar meterse en problemas, mientras que algunos niños pueden bordar historias elaboradas como un medio para unirse a las conversaciones. Para otros niños, la mentira crónica puede ser parte de un trastorno emocional o de comportamiento.

Comportamientos y mecanismos de afrontamiento

El niño que exagera, dice mentiras o distorsiona la verdad lo hace por una variedad de razones. Un enfoque conductual (ABA) siempre se centrará en la función del comportamiento, que en este caso es la mentira. Los conductistas identifican cuatro funciones básicas para el comportamiento: evitar o escapar, adquirir algo que desean, llamar la atención, o por poder o control. Lo mismo es cierto de mentir.

A menudo, los niños han aprendido un conjunto específico de mecanismos de afrontamiento. Estos se aprenden para evitar llamar la atención sobre la incapacidad del niño para desempeñarse académicamente. Estos mecanismos de afrontamiento también pueden provenir de niños criados por familias que tienen mecanismos de afrontamiento deficientes, problemas de salud mental o problemas de adicción.

Niños que tienen dificultad para decir la verdad

  • Evitación o escape.

Los estudiantes a menudo mienten para evitar o escapar de una tarea que no quieren hacer o para evitar las consecuencias de no completar una tarea o tarea. Si un estudiante viene de un hogar punitivo o solo ha experimentado la escuela como un entorno punitivo, es común que los estudiantes mientan. Hacen esto para evitar el tipo de castigo o vergüenza que han experimentado en el hogar o en un aula de educación general, como el grito de un maestro.

  • Adquieren algo que quieran.

Todos a veces sombrean la verdad para obtener algo que quieren. Los niños de hogares que no pueden o no proporcionarán artículos codiciados a menudo roban y luego mienten para obtener artículos a los que generalmente no tendrían acceso. Esto puede incluir lápices brillantes, gomas de borrar en formas divertidas o juguetes o juegos muy deseables, como las tarjetas de Pokemon.

  • Atención.

La mentira crónica a menudo cae en esta categoría, aunque lo que un niño puede exhibir es, de hecho, malas habilidades sociales y el deseo de llamar la atención de otros estudiantes. Pueden crear historias elaboradas o fantásticas que no tienen base en la verdad pero que son una respuesta a algo que el maestro u otro alumno ha dicho. Ya sea que el propósito sea llamar la atención haciendo afirmaciones extraordinarias ("mi tío es una estrella de cine") o fantasía ("Fui a París con mis primos"), la atención positiva por los logros reales reforzará el comportamiento correcto y veraz.

  • Poder.

Los estudiantes que se sienten impotentes o fuera de control pueden usar la mentira para controlar al maestro, sus compañeros u otro adulto importante. Los estudiantes pueden querer meter en problemas a sus compañeros de clase, a veces rompiendo o arruinando algo en el aula a propósito.

Los mentirosos crónicos o habituales rara vez se sienten bien consigo mismos. Se recomienda buscar patrones en la mentira del niño. Considere si la mentira solo ocurre en momentos específicos o en situaciones específicas. Cuando uno ha identificado la función o el propósito del comportamiento, puede planificar intervenciones apropiadas.

12 intervenciones y consejos

  1. Siempre modela diciendo la verdad y evitando pequeñas mentiras piadosas.
  2. En pequeños grupos, jueguen con los estudiantes sobre el valor de decir la verdad. Esto llevará tiempo y algo de paciencia. Identificar decir la verdad como un valor del aula.
  3. Interprete las consecuencias potencialmente devastadoras de la mentira.
  4. No acepte excusas para mentir, ya que mentir no es aceptable.
  5. Los niños deben comprender las consecuencias dolorosas de la mentira y, siempre que sea posible, deben disculparse por mentir.
  6. Deben existir consecuencias lógicas para el niño que miente.
  7. Los niños mentirán para protegerse del castigo del regaño. Evite regañar pero mantenga un comportamiento tranquilo. Agradezca a los niños por decir la verdad. Aplicar una consecuencia menor para un estudiante que asume la responsabilidad de sus acciones.
  8. No castigue a los estudiantes por accidentes. Limpiar o disculparse debería ser la consecuencia más apropiada.
  9. Los niños deben ser parte de la solución y las consecuencias. Pregúnteles qué están dispuestos a dar o hacer como resultado de la mentira.
  10. Los maestros pueden explicarle al niño que lo que él o ella hizo es el problema. Los maestros deben insistir en que no es el niño, sino lo que él o ella hizo lo que molesta, y explicar por qué la decepción está ahí.
  11. Atrapa al mentiroso crónico diciendo la verdad y felicítalo.
  12. Evite conferencias y amenazas rápidas e irracionales.