Interesante

Derechos Humanos de Nicaragua - Historia

Derechos Humanos de Nicaragua - Historia



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La constitución establece la libertad de expresión, incluida la de prensa, pero el gobierno utilizó medios administrativos, judiciales y financieros para limitar el ejercicio de este derecho. Si bien la ley establece que el derecho a la información no puede estar sujeto a censura, también establece responsabilidad retroactiva, incluidas sanciones penales por difamación y calumnia.

Libertad de expresión: Algunas personas sufrieron represalias por expresar opiniones en público sobre asuntos de especial importancia para el oficialismo. Hubo una serie de incidentes a lo largo del año en los que, según informes, funcionarios públicos, incluidos los niveles ministerial, del Congreso y del gobierno local, fueron destituidos por expresar sus opiniones a través de los medios de comunicación independientes o en las redes sociales.

Libertad de prensa y medios: Los medios independientes se enfrentaron a restricciones, represalias y hostigamiento oficiales y no oficiales, pero en general se les permitió expresar una variedad de opiniones. El gobierno restringió la libertad de los medios de comunicación mediante el acoso, la censura y el uso de justificaciones arbitrarias. Los particulares simpatizantes del gobierno también hostigaron a los medios de comunicación por criticar al gobierno.

En abril el programa de radio Onda Local fue sacado del aire por la emisora ​​de radio La Primerísima, propiedad de miembros del FSLN. los Onda Local El director acusó públicamente a los dueños de la estación de actuar a instancias del vicepresidente. El programa de radio fue conocido por el periodismo de investigación sobre temas sociales como los problemas de la mujer y las protestas por los derechos de los trabajadores, las corporaciones mineras y la construcción de un canal interoceánico propuesto. Los propietarios de la estación no comentaron ni proporcionaron una justificación para la decisión de cancelar el programa.

El gobierno siguió utilizando medios directos e indirectos para presionar y tratar de cerrar medios de comunicación independientes, supuestamente por razones políticas. Los propietarios de los medios de comunicación independientes siguieron expresando su preocupación porque los incidentes de vandalismo, la incautación de equipos de transmisión y el temor a los cargos penales de difamación crearon un clima de autocensura, que el gobierno podría explotar para limitar la libertad de prensa. Una estación de televisión independiente fue multada con una cantidad que el propietario consideró desproporcionada debido a los procedimientos administrativos. El propietario de la estación expresó repetidamente su preocupación debido a la presión de los funcionarios del gobierno debido a la postura independiente de la estación. Otro hostigamiento mediático se produjo a través de las continuas auditorías financieras realizadas por la Dirección General de Ingresos, que dieron como resultado que los casos se sometieran a la consideración del Tribunal Fiscal Administrativo y Aduanero. Los medios de comunicación independientes informaron que, en general, no se les permitió asistir a eventos oficiales del gobierno, se les negaron entrevistas por parte de funcionarios del gobierno y no recibieron acceso directo o restringido a la información del gobierno. Los medios oficiales, sin embargo, no fueron restringidos de manera similar.

Desde 2008, la Ley General (Ley 200) de Telecomunicaciones se encuentra en revisión en la Asamblea Nacional. Hasta que las reformas sean aprobadas o denegadas, los medios de comunicación no pueden solicitar nuevas licencias de transmisión. Sin embargo, el gobierno otorgó licencias de manera discrecional y extendió la validez de las licencias existentes de manera indefinida. Grupos de derechos humanos y medios independientes continuaron criticando la inseguridad jurídica creada por la falta de legislación de telecomunicaciones, ya que la Ley 200 regula los procesos administrativos rutinarios, como la compra e importación de bienes relacionados con la radiodifusión y la adjudicación de licencias. Además, los propietarios de radios independientes continuaron aplazando las inversiones a largo plazo debido a la falta de licencias actualizadas.

El Centro de Investigaciones en Comunicaciones de Nicaragua informó que el control sobre los medios televisivos por parte del FSLN y el presidente Ortega continuó durante todo el año. La televisión nacional siguió estando en gran parte controlada por socios comerciales del presidente o propiedad y administración directa de miembros de su familia. Ocho de los 10 canales básicos disponibles estaban bajo la influencia directa del FSLN o eran propiedad y estaban controlados por personas con estrechos vínculos con el gobierno.

Generalmente, los medios de comunicación propiedad de la familia presidencial limitaban la programación de noticias y servían como canales de propaganda y anuncios de campañas progubernamentales o del FSLN. La prensa y las organizaciones de derechos humanos afirmaron que el uso de fondos estatales para los medios oficiales, así como la distribución sesgada de los dólares publicitarios del gobierno, colocó a los medios independientes en una desventaja injusta. Los medios independientes afirmaron que la moratoria sobre la concesión de nuevas licencias de transmisión por parte del gobierno, combinada con las incertidumbres de la prolongada revisión de las telecomunicaciones de la Asamblea Nacional, contribuyó a la inseguridad jurídica y la reducción de las oportunidades de inversión privada. Algunos propietarios de medios independientes también alegaron que el gobierno presionó a las empresas privadas para que limitaran su publicidad en los medios independientes, aunque otros observadores creían que la falta de publicidad era el resultado de la autocensura de empresas privadas o una decisión comercial basada en números de circulación.

Violencia y acoso: Uno de los diarios más importantes, de tendencia opositora. La Prensa, afirmó que los funcionarios y simpatizantes del gobierno intimidaban regularmente a sus periodistas, obstaculizaban activamente las investigaciones y no respondían a preguntas sobre una variedad de problemas, en particular los relacionados con la constitución, el estado de derecho y la corrupción. Se denunciaron varios casos de amenazas contra la prensa.

Censura o restricciones de contenido: Muchos periodistas practicaron la autocensura por temor a las repercusiones económicas y físicas de los reportajes de investigación sobre delitos o corrupción oficial. Además, los propietarios de los medios de comunicación ejercieron la autocensura al optar por no publicar noticias que afectaran la percepción pública del gobierno o del FSLN.

El gobierno continuó aplicando de manera desigual la controvertida Ley 528, o "Ley Arce", que estableció altos aranceles y retrasos burocráticos en la importación de tinta, papel, maquinaria y otras necesidades de impresión, a pesar de las disposiciones constitucionales que protegen el derecho a la exención de aranceles para medios de comunicación. Aunque la ley se aplica a todos los medios impresos, los propietarios de los medios impresos y las ONG internacionales afirmaron que el gobierno la aplicó específicamente a La Prensa, que operaba una de las pocas operaciones de impresión no controladas por el gobierno. Las organizaciones de periodistas expresaron su preocupación por la falta de apoyo del gobierno al sector de los medios de comunicación y sus organizaciones.

Leyes de difamación / difamación: Aunque durante el año el gobierno no utilizó las leyes de difamación ni citó la seguridad nacional para suprimir las publicaciones, los medios independientes informaron de haberse autocensurado debido al uso previo de las leyes de difamación por parte del gobierno. La difamación y la difamación son punibles por ley con multas que oscilan entre 120 y 300 veces el salario mínimo diario.

LIBERTAD DE INTERNET

El gobierno no restringió ni interrumpió el acceso a Internet ni censuró el contenido en línea; a pesar de esto, varias ONG afirmaron que el gobierno monitoreaba su correo electrónico y su actividad en línea sin la autoridad legal apropiada. Además, los partidarios del gobierno a sueldo utilizaron los espacios de comentarios en las redes sociales y sitios web para acosar a miembros destacados de la sociedad civil, defensores de los derechos humanos y un periodista conocido.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones informó que aproximadamente el 25 por ciento de los ciudadanos utilizaron Internet en 2016.

LIBERTAD ACADÉMICA Y EVENTOS CULTURALES

Hubo algunas restricciones gubernamentales sobre la libertad académica, y muchos académicos e investigadores informaron que se les presionó para que se autocensuraran. No hubo restricciones gubernamentales sobre eventos culturales.

Las ONG de derechos humanos y los grupos de la sociedad civil informaron que las autoridades exigieron a los estudiantes de las escuelas públicas primarias y secundarias que participaran en manifestaciones a favor del gobierno mientras las escuelas estaban en sesión. Se colocó propaganda política para el partido gobernante dentro de las escuelas públicas. Las organizaciones docentes y las ONG alegaron la continua interferencia del FSLN en el sistema escolar mediante el uso de las instalaciones escolares como sede de la campaña del FSLN, el favoritismo hacia los miembros de los grupos de jóvenes del FSLN o los hijos de los miembros del FSLN, la politización de la concesión de becas y el uso de educación pro FSLN. materiales.


Tortura, estilo americano

En el siglo XX, el país centroamericano de Nicaragua vivió guerras civiles, intervenciones extranjeras, dictaduras y revoluciones. Decenas de miles murieron de forma violenta y muchos se enfrentaron a diversas formas de violencia política extrema o tortura. Las intervenciones de los Estados Unidos jugaron un papel crucial en la violencia en curso y las políticas estadounidenses contribuyeron en gran medida al uso de la tortura. Este artículo trazará brevemente esta torturada historia de Nicaragua.

A principios del siglo XX, Estados Unidos comenzó a preocuparse por Nicaragua, ya que era un lugar privilegiado para un canal interoceánico y los marines estadounidenses intervinieron y ocuparon Nicaragua en 1909, 1912 y nuevamente en 1926. Para estabilizar el país y facilitar el control estadounidense, los marines estadounidenses crearon la Guardia Nacional de Nicaragua. Los marines estadounidenses concibieron, crearon y comandaron la Guardia, sin embargo, los soldados debían ser nicaragüenses. La Guardia se convirtió en el instrumento clave de la influencia estadounidense durante los siguientes cincuenta años.

En 1927, un puñado de patriotas nicaragüenses decidió resistir la ocupación estadounidense. Su líder fue Augusto C. Sandino, quien organizó el Ej & eacutercito Defensor de la Soberan & iacutea Nacional de Nicaragua (EDSNN-Ejército en Defensa de la Soberanía Nacional de Nicaragua). Sandino lideró una guerra de guerrillas contra los marines y la Guardia que duró hasta 1933.

La Infantería de Marina de los Estados Unidos y la Guardia lanzaron una guerra de contrainsurgencia contra las fuerzas de Sandino. Si bien indudablemente organizó una fuerza de resistencia nacionalista, los legisladores estadounidenses definieron a Sandino y sus soldados como bandidos. Esta decisión ayudó a definir las tácticas militares que se utilizarían. Dado que Estados Unidos no estaba luchando contra un enemigo militar legítimo, las reglas de la guerra (como eran) no se aplicaban. Los marines y la Guardia hicieron pocas distinciones entre los sandinistas y la población civil: no solo los combatientes, sino también los civiles eran objetivos y estaban sujetos al uso regular de fuerza excesiva y tortura.

Estados Unidos no solo creó la Guardia, los marines entrenaron a todos los soldados de la Guardia y comandaron la mayoría de las patrullas. Cuando comenzó la guerra en 1927, la Infantería de Marina y la Guardia lanzaron una ola de muerte y destrucción contra la población nicaragüense. Por ejemplo, una patrulla de la Guardia informó haber visto gente alrededor de una casa "sospechosa". Abrieron fuego, sin respuesta, y luego el informe señaló que "una mujer aparentemente de sesenta o setenta años fue encontrada muerta". El comandante de la Infantería de Marina declaró que el tiroteo estaba "bastante justificado". En otro ejemplo, un campesino desarmado fue interrogado por otra patrulla de la Guardia. El oficial de Infantería de Marina de esta patrulla informó que "se negó a divulgar el nombre del jefe ni pudimos obtener más información de él. Lo dejaron donde cayó, gravemente herido, mandíbula rota, brazo derecho roto también por la espalda". El informe no dice por qué le dispararon o cómo le rompieron la mandíbula y el brazo, pero la implicación es que estas heridas fueron el resultado de torturas por parte de la Guardia.

Las palizas de la Guardia y los Marines eran la forma más común de tortura. Estos incluyeron el uso de puños y pies, ya que varios presos también fueron pateados o pisoteados. Ocasionalmente también se producía una forma de tortura con agua, que consistía en hacer pasar agua por la garganta de un prisionero hasta que el prisionero se atragantaba. Las mujeres campesinas fueron violadas. También se utilizó la tortura psicológica, ya que los nicaragüenses eran amenazados habitualmente con palizas y ejecuciones, incluida la decapitación. Eran más que amenazas vanas. Irónicamente (dados los gritos horrorizados por la decapitación de ciudadanos estadounidenses en Irak hoy), fotos de marines y soldados de la Guardia que muestran las cabezas cortadas de los sandinistas que habían matado se publicaron en Nicaragua y en toda América Latina.

Aunque la guerra terminó en 1933 cuando se retiraron los últimos marines, la tortura y el abuso de los derechos humanos nicaragüenses continuaron. Los marines abandonaron Nicaragua y entregaron el mando de la Guardia a Anastasio Somoza García. Usando la Guardia, Somoza García tomó el control del gobierno en 1936 y creó un régimen que dominaría Nicaragua durante los siguientes 45 años. Durante toda su existencia, la Guardia Nacional siguió siendo un ejército de ocupación, en guerra contra el pueblo nicaragüense. Refinó y amplió las tácticas represivas aprendidas en la guerra contra Sandino. A lo largo de los años, la Guardia mató a miles y torturó y encarceló a muchos más sin juicio. En 1981, después del derrocamiento del régimen, la Comisión Internacional de Juristas con sede en Ginebra emitió un informe sobre "Los derechos humanos en Nicaragua" que resumía su historial de derechos humanos. El informe señaló que, "La escala de asesinatos y torturas de oponentes ... fue tal que no pueden considerarse simplemente como el resultado de actos excesivos o abusivos por parte de la Guardia Nacional. Más bien, eran parte de un sistema de gobierno. ... " (2)

El gobierno de Estados Unidos era claramente consciente de la naturaleza represiva del régimen de Somoza ya que, de hecho, había ayudado a crearlo. Por ejemplo, el embajador de Estados Unidos señaló en 1937 que no había oposición a Somoza debido a "la eficacia de la Guardia Nacional como amenaza de represión" y que era probable que cualquier oponente fuera "arrestado y golpeado". (3) A pesar de la falta de democracia y la represión en curso, el gobierno de los Estados Unidos continuó apoyando al régimen de Somoza y le proporcionó capacitación, equipamiento e ideología.

Cuando comenzaba la Guerra Fría, Estados Unidos vio la necesidad de integrar más firmemente a los ejércitos de América Latina bajo la hegemonía estadounidense. Estados Unidos abrió la Escuela de las Américas del Ejército de los Estados Unidos (SOA) como un centro de entrenamiento especial para soldados latinoamericanos. Desde 1947 hasta 2000, más de 60.000 soldados latinoamericanos fueron entrenados en la instalación. La SOA fue solo una de las muchas instalaciones y programas creados por Estados Unidos para transformar a los ejércitos latinoamericanos en aliados seguros. La Escuela de las Américas se cerró formalmente en enero de 2001 y se reemplazó por una "nueva" escuela con el mismo propósito, el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en materia de Seguridad.

Para 1979, cuando Nicaragua dejó de enviar estudiantes, 4318 nicaragüenses habían asistido a la SOA, más que de cualquier otro país en ese momento. La importancia de la formación SOA no puede subestimarse. En 1976, el padre Fernando Cardenal, en testimonio ante la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, acusó a 26 agentes específicos de la Guardia de violaciones de derechos humanos, incluidas torturas como descargas eléctricas, golpizas y violaciones. Todos ellos habían recibido capacitación de los EE. UU. 25 en la Escuela de las Américas. Si bien la SOA era la instalación más conocida, Estados Unidos tenía muchos otros programas de entrenamiento disponibles para los soldados nicaragüenses. Muchos fueron entrenados en instalaciones con base en los EE. UU., Incluidas la Escuela de Infantería y Guardabosques del Ejército, la Escuela de Comando y Estado Mayor y la Academia Internacional de Policía. De los 26 oficiales acusados ​​de violaciones de derechos humanos por el padre Cardenal, 12 habían asistido a programas en Estados Unidos. Estados Unidos también tenía asesores militares basados ​​en Nicaragua que capacitaron a más de 4000 miembros de la Guardia.

Casi todos los oficiales y soldados de la Guardia recibieron algún entrenamiento directo de fuentes estadounidenses. Este entrenamiento no fue para preparar a la Guardia para defender a Nicaragua de ataques extranjeros. En cambio, a la Guardia se le enseñó a defender a Nicaragua de las amenazas internas. La formación también proporcionó a la Guardia una ideología más formal: el anticomunismo. Esta se convirtió en la doctrina para racionalizar todos y cada uno de los actos, ya que todos los desafíos al régimen de Somoza se consideraban subversivos. Estos "subversivos" debían ser eliminados por todos los medios necesarios, fomentando en consecuencia el uso de la tortura.

La Escuela de las Américas ofreció una amplia gama de cursos que iban desde reparación de radios y mecánica automotriz hasta contrainsurgencia, guerra en la jungla, guerra urbana e interrogatorios de inteligencia militar. La mayoría de los cursos, cualquiera que sea su enfoque, tuvieron algún tiempo de clase dedicado a discutir la amenaza del comunismo. Por ejemplo, según el catálogo de 1969, el curso para "técnico médico básico" tenía una sección sobre "Inteligencia y seguridad" que incluía "La naturaleza de la amenaza mundial comunista contra la amenaza de la insurgencia". Tres nicaragüenses asistieron a ese curso específico. Por lo tanto, independientemente de las habilidades técnicas que se enseñen, la SOA también aumentó las capacidades y tendencias represivas de todos sus estudiantes.

El Frente Sandinista de Liberaci & Oacuten Nacional (FSLN) inició una guerra de guerrillas que culminaría en 1979 con una insurrección urbana generalizada. A medida que aumentaba la oposición, también lo hacía la represión. La ejecución, la tortura y las detenciones arbitrarias se convirtieron en algo común, casi rutinario, en Nicaragua. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos (OEA) señaló que el Gobierno de Nicaragua es "responsable de graves atentados contra el derecho a la vida", que "muchas personas fueron ejecutadas de manera sumaria y colectiva" y que ocurrió "tortura física y psicológica". (4)

Numerosos informes de derechos humanos afirmaron que las torturas se llevaron a cabo en ese momento. Por ejemplo, en 1977 Amnistía Internacional informó que 7 de cada 10 prisioneros capturados por el régimen de Somoza habían sido torturados. El informe también reveló que en el campo muchos campesinos habían sido torturados y violados por patrullas de la Guardia. Brindó testimonios detallados de personas que describieron su tortura, que incluyó golpizas, descargas eléctricas y mutilaciones. (5) El informe de la Comisión Internacional de Juristas también señaló que:

La tortura se utiliza habitualmente en los interrogatorios de presos políticos. Las prácticas habituales incluían golpes, colgar de las muñecas, descargas eléctricas, inmersión de la cabeza en agua, capuchas o vendas en los ojos, ejercicios físicos extenuantes, mantener a los detenidos desnudos en habitaciones con aire acondicionado a muy bajas temperaturas y privación de alimentos y bebidas. . . . A algunas víctimas les arrancaron las uñas y los ojos, mientras que a otras les cortaron la lengua.

Por lo tanto, las pruebas de tortura estaban bien documentadas y estaban disponibles para cualquiera que las mirara. Los funcionarios estadounidenses estaban al tanto de estos cargos, pero en general negaban que la tortura fuera desenfrenada. En respuesta al testimonio del padre Cardenal ante el Congreso de los Estados Unidos en 1976, que había discutido la tortura y la represión que tienen lugar en Nicaragua, el Departamento de Estado declaró que "no tenemos ninguna razón para creer que se haya recurrido a la tortura de manera generalizada o concertada". Moda." (6) También rechazaron las declaraciones del padre Cardenal de que la ayuda estadounidense había facilitado esta represión. NOSOTROS.La ayuda militar al régimen de Somoza aumentó en los años siguientes.

La insurrección triunfó, en julio de 1979, cuando Anastasio Somoza Debayle huyó de Nicaragua. La victoria había sido costosa: al menos 40.000-50.000 personas habían muerto, de una población de menos de 3 millones. Muchos fueron torturados y mutilados antes de morir.

Esta historia de cincuenta años también revela cómo Estados Unidos condonó y apoyó habitualmente el uso de la tortura. La Guardia Nacional fue una creación de los Estados Unidos, e incluso después de que se retiraron los marines estadounidenses, el abuso de los derechos humanos que iniciaron continuó sin cesar. La constante ayuda estadounidense hizo posible que el régimen de Somoza y la Guardia funcionaran. El entrenamiento estadounidense brindó las habilidades y los fundamentos que facilitaron la tortura. Así, el gobierno de Estados Unidos aprobó la continua represión y tortura del pueblo nicaragüense. Incluso cuando la administración de Jimmy Carter finalmente planteó la cuestión de las violaciones de los derechos humanos, la ayuda directa no terminó hasta el final. En 1979, en el momento en que la derrota de Somoza se hacía evidente, Estados Unidos aún intentaba perpetuar a la Guardia Nacional como la mejor institución para preservar el orden.

Las relaciones entre Estados Unidos y el nuevo gobierno nicaragüense encabezado por el FSLN se agriaron rápidamente. Un movimiento contrarrevolucionario armado (generalmente conocido como los contras) comenzó a organizarse en 1980. La mayoría de los líderes de los contras iniciales eran ex altos oficiales de la Guardia. De las ocho personas identificadas por la Agencia Central de Inteligencia como los líderes militares de la primera organización contra, la Legión 15 de Septiembre, siete eran egresados ​​de la Escuela de las Américas. Estos siete asistieron a un total de 34 clases y dos eran estudiantes de honor. Para 1981, bajo el presidente Ronald Reagan, la ayuda estadounidense comenzó a fluir hacia esta Guardia reconstruida y se reanudó la guerra por Nicaragua. La CIA convirtió a los ex miembros de la Guardia disueltos y desanimados en un nuevo ejército contrarrevolucionario. A medida que el dinero, las armas y los asesores inundaron los contras, el legado de terror, tortura y asesinato que había comenzado en 1927 continuaría hasta 1990.

1. Este artículo está basado en mi capítulo La sangre del pueblo: La Guardia Nacional de Nicaragua Cincuenta años de guerra contra el pueblo de Nicaragua, 1927-1979 en Cecilia Menjéacutear y Nécutestor Rodríguez, eds., Cuando los estados matan: América Latina, el EE.UU. y Tecnologías del Terror, University of Texas Press, de próxima publicación. Todas las citas y estadísticas son de este capítulo a menos que se indique lo contrario.

2. Heleno Claudio Fragoso y Alejandro Artucio, Derechos humanos en Nicaragua: ayer y hoy (Ginebra: Comisión Internacional de Juristas, 1981), 23.

3. Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA). Washington, D.C .: Departamento de Estado de EE. UU. Microfilm # 817.00 / 8657.

4. Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en la República de Nicaragua: Hallazgos de la Observación "In Situ" en la República de Nicaragua, 3-12 de octubre de 1978 (Washington: Organización de los Estados Americanos, 1978), 77, 78, 55 .

5. Amnistía Internacional, República de Nicaragua (Londres: Publicaciones de Amnistía Internacional, 1977), 32.


La guerra sandinista por los derechos humanos

277 19 de julio de 1983 TU SANDINISTA GUERRA DE DERECHOS HUMANOS Hoy hace cuatro años, la revolución sandinista derrocó al régimen de Somoza, que había gobernado Nicaragua durante 43 años. La victoria de los rebeldes fue ampliamente aclamada como un triunfo sobre lo que fue visto como uno de los peores violadores de los derechos humanos en las Américas. Irónicamente, y trágicamente para los cerca de tres millones de nicaragüenses, los sandinistas han demostrado que superan a sus predecesores en el abuso de los derechos básicos de su propio pueblo en Nicaragua es una guerra total contra los derechos humanos de todos los que se oponen al gobierno de Nicaragua. régimen. Las víctimas se cuentan por miles e incluyen periodistas, empresarios, políticos, católicos, moravos, las tribus indígenas miskitas e incluso la comunidad judía de Nicaragua. Lo que ha estallado Las violaciones de derechos humanos de hoy afectan todos los aspectos de la vida de los nicaragüenses. Existen restricciones a la libre circulación, tortura, negación del debido proceso, falta de libertad de pensamiento, conciencia y religión, negación del derecho de asociación y de libertad de laboratorio o sindicatos.

Desde que los marxistas tomaron el poder, los judíos nicaragüenses han visto sus derechos humanos violados sistemáticamente. Sus bienes han sido confiscados y han sido detenidos arbitrariamente y acosados ​​físicamente. Inspirando esta repentina campaña antijudía, en parte es la íntima relación ideológica entre la Organización de Liberación de Palestina (OLP) y los Sandinistas.

Los católicos han sido objeto de ataques similares. Antes de su victoria, los sandinistas contaron con el respaldo del arzobispo Miguel Oband o y Bravo, de Nicaragua. Una vez en el poder, los sandinistas descubrieron que el compromiso del Arzobispo con los derechos humanos, las libertades civiles y la justicia social era más que retórica. Como resultado, según informes oficiales de la iglesia, clérigos prominentes son difamados y atacados físicamente. La educación religiosa está sitiada.

La Iglesia Morava también está siendo atacada, 'particularmente a lo largo de la costa atlántica oriental de Nicaragua, donde reclama la lealtad del 80 por ciento de la población. Los sandinistas denuncian a esta iglesia como centro de actividad contrarrevolucionaria. Algunos pastores moravos ahora deben presentar sus sermones dominicales para la aprobación del gobierno. Un pastor informó que los censores le preguntaron ¿Por qué siempre predica sobre temas tristes como el pecado y la redención?

¿Por qué no predica sobre la liberación como lo hacen algunos católicos? "

Los mormones, bautistas y adventistas del séptimo día, mientras tanto, han visto cómo se apoderaban de sus iglesias y luego "regresaban sólo con la condición de que sus pastores no criticaran la revolución ni los programas sandinistas".

Una de las comunidades más brutalizadas es la de la organización independiente de derechos humanos Miskito. Ninguno de los indígenas de la Costa Atlántica ha sido impedido de visitar los campos de detención miskitos. Sin embargo, el historial de las atrocidades sandinistas contra los miskitos es ampliamente conocido. arrestos de todo el liderazgo indio prohibición de la organización india Misurasata reubicación forzosa de más de 15,000 miskitos destrucción total de 39 aldeas, incluyendo ganado, efectos personales, cosechas, matanza de árboles frutales, arresto y tortura de cientos de indígenas y la imposición de fuerzas militares duras gobernar sobre toda la región india Entre estas atrocidades se encuentran Métodos similares han neutralizado a partidos políticos que no pertenecen al Frente Sandinista, así como a sindicatos independientes y sus dirigentes Se han necesitado cuatro años de cruel represión por la realidad de las violaciones de derechos humanos en Nicaragua para volverse innegable.

Declaraciones recientes de un ex oficial de inteligencia sandinista revelaron que unos 5.000 nicaragüenses fueron masacrados en los primeros meses del gobierno sandinista. Los sandinistas han asesinado y secuestrado a sus oponentes ya sea dentro o fuera de Nicaragua.

Ejemplos: los asesinatos del Comandante Bravo en Honduras, Jorge Salazar en Managua, Héctor Francés en Costa Rica y Anastasio Somoza en Paraguay. La represión no se limita a los enemigos políticos.

Es probable que los nicaragüenses que se nieguen a someterse al gobierno sandinista sean acosados, arrestados o torturados. Si un individuo no se ajusta a los estándares sandinistas, se le prohibirá obtener empleo, alimento y refugio. Hacer cumplir esto es una vasta red de seguridad nacional. Un nicaragüense hoy, en suma, disfruta de pocos derechos humanos civiles o políticos LA COMISIÓN PERMANENTE DE DERECHOS HUMANOS! S La Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua (CPDH) fue fundada el 20 de abril de 1977 en Managua. Durante la Somoza régimen, la CPDH permitió publicar diariamente informes sobre violaciones de derechos humanos cometidos por el régimen y la prensa internacional los citó con frecuencia. Amnistía Internacional, por ejemplo, pudo vigilar las violaciones en Nicaragua basándose en los informes de la Comisión 3 En una entrevista de 1982 en Washington, DC, el Dr. José Esteban González, entonces Coordinador Nacional de la Comisión Permanente, dijo que bajo Somoza él podría "llamar a los editores de los principales periódicos estadounidenses y mis declaraciones sobre las violaciones de los derechos humanos por parte de el régimen de Somoza llegó a los titulares al día siguiente y ni siquiera responden a mis llamadas ".

Washington, el Dr. González había sido forzado al exilio luego de numerosas amenazas de los sandinistas y varios cierres de las oficinas de la Comisión en Managua. El Dr. González creía que ya no podía servir como miembro funcional de la Comisión dentro de Nicaragua y desde entonces ha iniciado un grupo de derechos humanos en el exilio.

La presidencia de la Comisión fue asumida por Javier Sabala la actual coordinadora en Managua es Martha Baltodano, quien presenta informes mensuales desde Managua en condiciones difíciles Los informes de la Comisión sobre continuas violaciones a los derechos humanos por parte de sa n dinistas se presentan ante el Comité Internacional de la Cruz Roja y Amnistía Internacional Hoy En el momento de su visita a PRESOS POLÍTICOS Bajo Somoza, 1.000 políticos. los presos como máximo fueron encarcelados sin una campaña de debido proceso en su favor. Sin embargo, no fue hasta el 22 de junio de 1982 que Amnistía Internacional instó por primera vez al "gobierno nicaragüense a revisar los casos de más de 3.000 personas condenadas después de la revolución de 1979 por delitos cometidos bajo el gobierno anterior Si La solicitud se hizo después de que se acumularan pruebas de que 4.331 nicaragüenses habían sido condenados por tribunales especiales sandinistas después de la caída de Somoza. El informe de Amnistía Internacional, sin embargo, ignoró la difícil situación de los miles de miskitos que fueron desalojados de sus aldeas y que fueron obligados a caminar ocho horas hasta un "centro de reubicación de otros miskitos, incluida la destrucción de 39 aldeas a lo largo del río Coco, en la frontera con Honduras. Amnistía Internacional realizó una interna. VIOLACIONES LABORALES DE NICARAGUA La Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL protestó oficialmente ante el Nicarag uan gobierno el 18 de diciembre de 1981, en relación con las restricciones impuestas a la asistencia a un curso de formación sindical impartido por el Centro Internacional de Formación Profesional y Avanzada en Turín, Italia. Un candidato fue seleccionado de la Confederación Sandinista de Trabajadores de Nicaragua (CST) controlada por el gobierno y otro de la Confederación de Sindicatos (CUS), un sindicato libre e independiente. El candidato de la CST fue aprobado, pero el gobierno de Nicaragua negó el permiso al representante de la CUS. El gobierno desestimó el incidente como un error burocrático -los candidatos no habían aprobado los permisos de salida con el Ministerio de Planificación, dijeron- y ninguno de los candidatos fue. 4 En febrero y octubre de 1982, la Organización Internacional de Empresarios (OIE) presentó denuncias contra el gobierno de Nicaragua por la detención de Enrique Bolaños Gayer, presidente en funciones del Consejo Supremo de la Empresa Privada (COSEP), para impedir su participación en un foro económico conjunto entre los gobiernos de Nicaragua y Venezuela. También fueron restringidos o detenidos Enrique Dreifus, Presidente del COSEP, Ismael Reyes, Vicepresidente del COSEP William Baez, Subdirector del Instituto Nicaragüense de Fomento, Rosendo Díaz, Secretario Ejecutivo de la Unión de Productores Agrícolas y Alejandro Burgos, Director Ejecutivo del COSEP El gobierno de Nicaragua negó los cargos y Dreifus y sus asociados fueron detenidos posteriormente. Muchos representantes laborales y de empresas privadas se encuentran ahora en el exilio, debido a las restricciones impuestas por el régimen sandinista.

Desde la creación del sindicato controlado por los sandinistas, la CUS ha sido atacada y sus miembros han sido hostigados repetidamente. Los miembros de la CST han sido recompensados ​​por los sandinistas por su lealtad Como resultado, es cada vez más difícil para la CUS independiente sobrevivir como un sindicato libre EL SISTEMA DE REPRESIÓN Uno de los primeros derechos que atacaron los sandinistas fue la libertad de presionar. El nuevo régimen censuró a Prensa, el único periódico independiente del país. Durante años fue la voz de la oposición al régimen de Somoza que está fuertemente censurada. La copia debe enviarse a los censores siete horas antes de la impresión. Esto viola directamente las propias leyes sandinistas que "garantizan" la libertad de expresión y pensamiento. A la prensa no se le permite criticar al gobierno sandinista Ahora está repetidamente cerrado y Desde un principio, el nuevo régimen instituyó el sistema de I1block1l bajo la Dirección General de Seguridad del Estado (DGSE y bajo la supervisión directa del sector de inteligencia F7 es un "espía sobre tu vecino "sistema que anima a la ciudadanía a denunciar ante las autoridades a los que no trabajan para la revolución.

Si un miembro de la comunidad es denunciado como contrarrevolucionario, los representantes de seguridad del bloque 11 pueden venir y hostigar al vecino, destruir su propiedad y apedrear su casa.

Los vecinos observan el castigo y escuchan la advertencia: no trabajen contra la revolución. Este es el sistema común en los países del bloque soviético. Si bien elementos de la Guardia Nacional de Somoza torturaron a los oponentes políticos, no recurrieron a la tortura psicológica. Los San dinistas lo hacen. Las instalaciones de tortura de la Seguridad del Estado siguen el modelo de los métodos de la KGB soviética. De hecho, las cárceles de Managua fueron diseñadas a partir de planes cubanos que, a su vez, se originaron en Moscú.

Los interrogadores nicaragüenses son entrenados por cubanos, que tienen al menos cinco años de experiencia trabajando en la Unión Soviética. Una de las primeras víctimas de esta tortura fue el líder miskito Stedman 5 Fagoth, ahora líder de uno de los grupos que luchan contra los sandinistas.

Una parte del método de tortura particularmente sádico utilizado por los sandinistas es el% est-cut.Il Como ejemplo de lo que les sucede a los simpatizantes antigubernamentales, los contrarrevolucionarios capturados son llevados a la aldea más cercana donde les cortan los brazos y las piernas, haciéndolos sangrar hasta la muerte.

Una de las formas más comunes de matar a los presos en Managua es a través de la "ley de fuga". Los presos son sacados de la cárcel y llevados al campo pueden salir libres y les disparan cuando comienzan a alejarse. Más tarde, se dice que los prisioneros fueron asesinados al intentar escapar.

Este método fue utilizado contra muchos presuntos partidarios de Somoza. Se les dice que ANTISEMITISMO La comunidad judía nicaragüense, que contaba con 200 a principios de la década de 1970, se redujo a aproximadamente 50 personas después de la toma del poder por los sandinistas en julio de 1979, todos judíos del país. Con el apoyo de la Organización para la Liberación de Palestina, una campaña antisemita comenzó en 1977 cuando los sandinistas desfiguraron la sinagoga de Managua con consignas antijudías y antiisraelíes. En 1978, la misma sinagoga fue incendiada.

Después de la revolución, a los judíos que habían estado residiendo temporalmente fuera de Nicaragua no se les permitió regresar. Cuando Abraham Gorn, de 70 años, fue identificado como presidente de la comunidad judía de Nicaragua, fue encarcelado durante dos semanas y obligado a barrer las calles.

Su fábrica fue expropiada, su cuenta bancaria incautada y fue desalojado de su casa.

Nicaragua, el antisemitismo prospera. Las ediciones del 15 y 17 de julio de 1982 del periódico Nuevo Diario, controlado por el gobierno, denunciaron a los judíos. Las casas de culto judías se llamaban Sinagogas de Satanás. Yo en un club social de élite para los hijos de altos funcionarios san dinistas Los sandinistas han impulsado Aunque ya no hay judíos en Los sandinistas han convertido la sinagoga de Managua Los sandinistas también están atacando la minoría protestante.

A través de ataques físicos a las aldeas protestantes, el hostigamiento de los líderes de la iglesia y la imposición de la ideología comunista en estas comunidades, los sandinistas están logrando rápidamente una sociedad vacía de la política de diversidad religiosa de reeducación11 en la Costa Atlántica, el área habitada por los líderes protestantes moravos con Los marxistas nicaragüenses y cubanos para adoctrinar a la ideología popular y de sus defensores. Los sandinistas luego censuraron la prensa y cortaron los fondos de caridad a las comunidades de la costa atlántica. Después de aislar a los moravos, los sandinistas ejecutaron a muchos de ellos y destruyeron sus iglesias. Después de llegar al poder, los sandinistas iniciaron inmediatamente una iglesia reemplazada por los sandinistas. El resultado fue el violento rechazo de los extranjeros. numerosas violaciones de derechos humanos, la administración Reagan debe llamar la atención de la comunidad internacional sobre la difícil situación del pueblo nicaragüense.

La presión ejercida por la Organización de Estados Americanos contra Somoza jugó un papel importante en la caída de su gobierno.

Las garantías sandinistas de derechos humanos a sus ciudadanos se basan en las Cartas de la Organización de los Estados Americanos y las Naciones Unidas. La OEA debe revisar los cargos presentados por la propia Comisión de Derechos Humanos independiente de Nicaragua y por organizaciones internacionales.

Deben programarse audiencias en el Congreso de los Estados Unidos para estudiar las violaciones de derechos humanos en Nicaragua. Se debe prestar especial atención a la persecución de las minorías religiosas y étnicas por parte de los sandinistas.

Las organizaciones internacionales y estadounidenses deben hacer un llamado al gobierno sandinista para que reconozca los derechos de los ciudadanos judíos nicaragüenses y devuelva sus propiedades y bienes materiales, incluida su sinagoga en Managua. Permitirles continuar con su estilo de vida tradicional, compensarlos por las cosechas perdidas, la propiedad y los efectos personales tomados por los San dinistas. Los agentes de seguridad responsables de los asesinatos y abusos contra ellos deben ser juzgados y condenados.

Mientras tanto, la Administración Reagan debería alentar a las naciones occidentales a presionar al régimen sandinista para que deje de violar los derechos humanos del pueblo nicaragüense que ayuda al gobierno sandinista hasta que permita a las organizaciones internacionales investigar las acusaciones de violaciones a los derechos humanos.

La Casa Blanca también debería alentar al movimiento sindical estadounidense y a los de Japón y Europa a presionar a los sandinistas para que reconozcan el derecho de los trabajadores nicaragüenses a organizarse libremente. Occidente no debería considerar si EE.UU. y Occidente están realmente preocupados por los derechos humanos. Ya no se quedará callado ante el creciente historial de violaciones contra el pueblo nicaragüense.

Richard Araujo Policy Analyst El autor desea agradecer la valiosa ayuda del asistente de investigación de Heritage Foundation, Jay S.Marcas en la preparación de este estudio 7 BIBLIOGRAFÍA SOBRE DERECHOS HUMANOS EN NICARAGUA Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Naciones Unidas, Informes iniciales de los Estados Partes debidos en 1979, Addendum: 'Nicaragua Distr. GENERAL CC PR / C / 14 / Add.3, 8 de marzo de 1983.

Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Cuarto Informe Oficial Julio 79- Dic 80 De Montoya 2 C. A1 Lago, Apartado 563 Managua, Nicaragua (en español).

Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH Informe Mensual).

La Liga Internacional de Derechos Humanos, Documento de trabajo sobre el historial de derechos humanos de Nicaragua. Comentarios, análisis e información de antecedentes sobre el informe del gobierno de Nicaragua al Comité de Derechos Humanos, marzo de 1983 John J. Tierney, Jr., Somozas y Sandinistas, Estados Unidos y Nicaragua en el siglo XX. Washington, D.C .: Consejo de Seguridad Interamericana 1983 Max Singer, Nicaragua - La revolución robada. Washington, D.C .: Agencia de Información de Estados Unidos, 1.983.

Informe de las Misiones de Amnistía Internacional a la República de Nicaragua agosto de 1979, enero de 1980 y 19 de agosto


Lo que los medios no quieren decir sobre los arrestos en Nicaragua

El período previo a las elecciones de 2021 en Nicaragua: Primera parte

Reciba nuestro boletín de noticias directamente en su bandeja de entrada

No existe evidencia categórica que respalde las acusaciones de violaciones sistemáticas de derechos humanos por parte del gobierno de Nicaragua.

Desde enero de 2007, la industria occidental de derechos humanos ha atacado al gobierno sandinista de Nicaragua por ser antidemocrático y represivo. Durante más de una década, el desarrollo social y económico de Nicaragua y las sucesivas elecciones democráticas contradecían repetidamente esa narrativa mendaz. Frustradas por el vergonzoso ejemplo de Nicaragua de progreso social y económico innegable, soberano e inspirado por los socialistas, las autoridades estadounidenses, durante varios años, prepararon, organizaron y finalmente apoyaron abiertamente el violento intento de golpe de abril de 2018.

Durante ese intento de golpe y desde que fracasó, la industria de derechos humanos de América del Norte y Europa acusó falsamente a las autoridades nicaragüenses de haber reprimido brutalmente las protestas pacíficas de la oposición con una violencia letal desproporcionada. Al hacerlo, los informes de las organizaciones de derechos humanos han ignorado sistemáticamente numerosos crímenes muy graves e incluso masacres por parte de la oposición de derecha apoyada por los Estados Unidos en Nicaragua y sus aliados. Entre el 18 de abril y el 17 de julio de 2018, 23 agentes de policía fueron asesinados por activistas de la oposición y 400 agentes sufrieron heridas de bala infligidas por pistoleros de la oposición. Los informes de las organizaciones occidentales de derechos humanos han ocultado esa violencia letal deliberada de la oposición al suprimir sistemáticamente los testimonios de testigos convencionales, las pruebas documentales y el material audiovisual.

Por el contrario, no existe evidencia categórica que respalde las acusaciones de violaciones sistemáticas de los derechos humanos por parte del gobierno de Nicaragua. Pero las organizaciones de derechos humanos han intentado últimamente superar esa ausencia de evidencia mediante el uso de una reconstrucción innovadora de la realidad virtual. El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) publicó un video el 30 de mayo de este año resultado de una colaboración entre un organismo de la Organización de los Estados Americanos, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), el propio EAAF y una empresa con sede en Nueva York llamada SITU Research. , que anteriormente había realizado imágenes de realidad virtual para Amnistía Internacional, Human Rights Watch y fiscales ucranianos.

El GIEI, el EAAF y SITU Research han afirmado falsamente que su video documental prueba que la policía de Nicaragua utilizó disparos indiscriminados y no provocados para matar a manifestantes desarmados. Sin embargo, su video no muestra imágenes de policías o simpatizantes sandinistas disparando contra manifestantes y omite imágenes de video bien conocidas de los medios de la oposición de manifestantes de la oposición que portan y usan armas de fuego letales. También omite el contexto esencial de la violencia de la oposición armada relacionada con los hechos que cubre el video. Tampoco examina la fuerte posibilidad de tiroteos de falsa bandera similares a los que tuvieron lugar en Puente Llaguno en Caracas durante el fallido intento de golpe de Estado de abril de 2002 en Venezuela. El video fue financiado con el apoyo de donantes corporativos, incluida la Open Society Foundation, conocida por apoyar el golpe de estado en Ucrania y otros movimientos de cambio de régimen en otros lugares.

Llega a #Nicaragua la Brigada Médica Cubana "Henry Reeve", integrada por virólogos, epidemiólogos y médicos clínicos intensivos. Presentarán sus protocolos y el catálogo de medicamentos con los que se ha podido combatir el nuevo coronavirus, # COVID19. pic.twitter.com/oU8G9VP6Qd

- teleSUR English (@telesurenglish) 18 de marzo de 2020

El video de EAAF-SITU Research hace afirmaciones cuasi científicas que atribuyen disparos letales a la policía o simpatizantes sandinistas que hacen un uso cuestionable del análisis profesional de Knox Associates sobre el sonido de los disparos. Como señala John Perry en su análisis del video, el informe Knox deja en claro que entre los manifestantes se encontraban activistas de la oposición con armas de fuego. Incluso el informe GIEI lo reconoce. Otras imágenes de video fácilmente accesibles muestran a activistas de la oposición portando rifles automáticos y usando pistolas automáticas en los mismos lugares y aproximadamente a la misma hora en que el video afirma que la policía nicaragüense disparó sus armas. El video de investigación EAAF-SITU omite esta información inconveniente. Asimismo, el material de imagen del video, elaborado por SITU Research, confunde de manera inexacta las distancias, suministradas por el análisis balístico de Knox Associates, de donde provienen los disparos que se escuchan en el video.

Esta confusión e inexactitud de SITU Research tiene antecedentes en su video sobre los tiroteos en Maidan en Kiev en Ucrania en 2014. El video de SITU Research que muestra algunos de los tiroteos en Maidan fue analizado cuidadosamente por Ivan Katchanovski de la Universidad de Ottawa. Katchanovksi concluye que “no se necesita ningún conocimiento experto o familiaridad con la masacre de Maidan o Ucrania para ver una flagrante tergiversación de datos elementales en ese modelo 3D”. Entre muchas otras cosas, descubrió que el modelo 3D de SITU Research había movido las ubicaciones de las heridas para adaptarse a las conclusiones del video. El análisis de Katchanovksi también se basa en evidencia omitida por SITU Research que contradice sus afirmaciones, al igual que SITU y EAFF han suprimido deliberadamente pruebas que contradicen las afirmaciones de su video sobre Nicaragua.

Con sorprendente franqueza, Brad Samuels, socio fundador de SITU Research, ha declarado públicamente: ". Se trata de no permitir que estas narrativas se conviertan en la razón por la que no hay responsabilidad. Para que puedas concentrarte en lo que sí sabes y creo que eso es en juego en todo tipo de formas más que nunca. Esta cuestión de narrativas en competencia, afirmaciones de verdad y hechos, y eso es realmente de lo que somos, se trata este trabajo ”.

Samuels reconoce aquí sin rodeos que SITU Research suprime las incómodas pruebas en competencia que contradicen la narrativa en la que deciden centrarse. Lo hicieron en el video de Ucrania y ahora lo han hecho también en el video de EAAF-SITU Research sobre los hechos ocurridos en Managua el 30 de mayo de 2018. El video documental sobre Nicaragua del EAAF y SITU Research refuerza deshonestamente los informes falsos del GIEI utilizados para Justificar ataques en la OEA contra el gobierno de Nicaragua.

El representante de Estados Unidos en la OEA anunció que Trump está imponiendo nuevas sanciones asfixiantes y declaró que "la presión contra Nicaragua va a continuar".

Después de un sangriento intento fallido de golpe de Estado en 2018, Estados Unidos está relanzando esfuerzos para derrocar al gobierno izquierdista electo de Nicaragua https://t.co/JNu6yaUPHf

- Ben Norton (@BenjaminNorton) 28 de noviembre de 2019

Tanto el video documental como los informes del GIEI excluyen o suprimen sistemáticamente las referencias a material audiovisual disponible aquí y aquí, pruebas documentales, testimonios de testigos e informes de prensa aquí, aquí, aquí, aquí y aquí, y un informe sobre el terreno de un veterano periodista independiente, todos los cuales desafían su versión de los hechos. El caso de Nicaragua es un ejemplo de libro de texto de cómo la investigación genuina en derechos humanos ha sido subvertida para producir informes altamente sesgados de organizaciones como EAAF y SITU Research, apoyando la agenda política de instituciones neocoloniales como la Organización de Estados Americanos.

Las poblaciones occidentales están prácticamente indefensas frente a este tipo de tiranía desinformativa antidemocrática. Cooptadas por las élites corporativas, las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos de América del Norte y Europa trabajan en estrecha colaboración con sus contrapartes en la industria de los medios corporativos y alternativos. Apoyan la amplia política exterior de los países de la OTAN y corrompen deliberadamente el funcionamiento de las instituciones internacionales de derechos humanos según sea necesario para apoyar esa política exterior.

En la práctica, esto significa que realizan frecuentes ataques programados oportunamente contra objetivos del gobierno occidental como Siria y Venezuela y, en consecuencia, ataques menos frecuentes y menos críticos, por ejemplo, en Colombia o Israel. Los informes de la industria de los derechos humanos son puntos de referencia esenciales para la cobertura de la prensa y los medios de comunicación sobre asuntos exteriores, así como para los mensajes a menudo extremadamente agresivos en las redes sociales. También son insumos básicos en los procesos legales internacionales de derechos humanos, como sucedió de manera más notoria en el caso de Libia en 2011.

De esta manera, las organizaciones occidentales de derechos humanos amplían masivamente su alcance y alcance en el mercado, haciéndose pasar por interlocutores imparciales en las instituciones globales de derechos humanos. El aura de sus mensajes influye en una enorme cantidad de personas que ni siquiera leen sus informes. Este aura de mensajería es un producto de la industria de los derechos humanos tan importante como su investigación real. Consolida su credibilidad institucional, mejorando enormemente su capacidad para manipular noticias y redes sociales.

Este aura de marketing es más que una mera publicidad de consumo no auténtica. Facilita la formación de la opinión internacional a favor de la agenda de los inversores corporativos y gubernamentales de la industria, reforzando el poder y la influencia de las élites occidentales. Deslegitima radicalmente la oposición al establecer implícitamente límites a las opiniones y argumentos que serán tolerados y los que no. Las organizaciones y los líderes de derechos humanos logran este control no mediante el rigor intelectual y los logros legítimos, sino acumulando el prestigio general a través de la aceptación empresarial y gubernamental expresada en subvenciones y premios.

Esa inversión empresarial y gubernamental dota a las organizaciones de derechos humanos de dinero, estatus y buena voluntad, facilitando dos estrategias fundamentales extremadamente cínicas. En primer lugar, la industria de los derechos humanos se promociona a sí misma de manera deshonesta, pero muy poderosa, como si estuviera impulsada por una preocupación humanitaria en lugar de un sesgo ideológico, desacreditando y marginando efectivamente las críticas legítimas. En segundo lugar, la industria de los derechos humanos excluye o suprime de manera sistemática y deshonesta las pruebas que desacreditan los pretextos de la sádica agresión económica y militar norteamericana y europea contra países de todo el mundo, desde Irán y Siria hasta Cuba y Venezuela.

El falso video documental de EAAF y SITU Research sobre Nicaragua producido para el grupo GIEI que reporta a la OEA es el último ejemplo de esta realidad. Es una repetición neocolonial pseudoinnovadora de la dominación imperialista convencional que abandona la verdad histórica para favorecer una narrativa al servicio de las élites occidentales. Confirma el famoso comentario de Rodolfo Walsh: “La historia termina pareciendo una propiedad privada cuyos dueños son las mismas personas que poseen todo lo demás”. Qué amargamente irónico que un grupo de derechos humanos de Argentina deba colaborar en un proyecto que busca exonerar a los criminales apoyados por el gobierno de Estados Unidos mientras demoniza a sus víctimas.


Contenido

Ortega nació en La Libertad, departamento de Chontales, Nicaragua. Sus padres, Daniel Ortega Cerda y Lidia Saavedra, se oponían al régimen de Anastasio Somoza Debayle. Su madre fue encarcelada por la Guardia Nacional de Somoza por poseer "cartas de amor", que según la policía eran misivas políticas codificadas. Ortega y sus dos hermanos, crecieron para convertirse en revolucionarios. Su hermano Humberto Ortega es un ex general, líder militar y escritor publicado, y Camilo Ortega también ha sido políticamente activo. Tenían una hermana, Germania, que murió. [18] [19]

Buscando un empleo estable, la familia emigró de La Libertad a la capital provincial de Juigalpa, y luego a un barrio de clase media en Managua. [20] En Managua, Ortega y su hermano estudiaron en la escuela secundaria de clase media alta, el Instituto LaSalle, donde Ortega fue compañero del ex presidente Arnoldo Alemán. El padre de Ortega, Daniel Ortega Cedra, detestaba la intervención militar estadounidense en Nicaragua y el apoyo de Washington a la dictadura de Somoza. Transmitió este sentimiento antiamericano a sus hijos. [20]

Ortega fue arrestado por primera vez por actividades políticas a la edad de 15 años, [21] y rápidamente se unió al entonces clandestino Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). [22] En 1964, Ortega viajó a Guatemala, donde la policía lo arrestó y lo entregó a la Guardia Nacional de Nicaragua. [23] Tras su liberación de la detención, Ortega dispuso el asesinato de su torturador, el Guardia Gonzalo Lacayo, en agosto de 1967 [23].

Fue encarcelado en 1967 por participar en el robo a mano armada de una sucursal del Bank of America. Dijo a los colaboradores que deberían ser asesinados si no participaban en el robo. [19] [24] Ortega fue liberado a fines de 1974, junto con otros presos sandinistas, a cambio de rehenes somocistas. Mientras estaba preso en la cárcel El Modelo, en las afueras de Managua, Ortega escribió poemas, uno de los cuales tituló "Nunca vi Managua cuando las minifaldas estaban de moda". [24] Durante su encarcelamiento, Ortega fue severamente torturado. [4] Mientras estuvo encarcelado en El Modelo, su madre ayudó a organizar protestas y huelgas de hambre para los presos políticos, lo que resultó en una mejora en el trato de los sandinistas encarcelados. [25]

Luego de ser liberado, Ortega fue exiliado a Cuba. Allí recibió varios meses de entrenamiento guerrillero. Más tarde regresó en secreto a Nicaragua. [26]

A fines de la década de 1970, las divisiones sobre la campaña del FSLN contra Somoza llevaron a Ortega y su hermano Humberto a formar la facción Insurreccionista o Tercerista (Tercera Vía). [5] Los terceristas buscaron combinar las distintas estrategias de guerra de guerrillas de las otras dos facciones, la Guerra Prolongada Popular (GPP, o Guerra Popular Prolongada) de Tomás Borge y los proletarios de Jaime Wheelock. [27] Los hermanos Ortega forjaron alianzas con una amplia gama de fuerzas anti-Somoza, incluidos activistas católicos y protestantes, y otros grupos de la sociedad civil no marxistas. [28] Los terceristas se convirtieron en la facción más eficaz en el manejo de la fuerza política y militar, y su impulso por la solidaridad del FSLN recibió el apoyo de líderes revolucionarios como Fidel Castro. [27]

Ortega se casó con Rosario Murillo en 1979 en una ceremonia secreta. [21] Se mudaron a Costa Rica con sus tres hijos de un matrimonio anterior. [24] Ortega se volvió a casar con Murillo en 2005 para que el matrimonio fuera reconocido por la Iglesia Católica Romana, como parte de su esfuerzo por reconciliarse con la Iglesia. La pareja tiene ocho hijos, [29] tres de ellos juntos. [21] Murillo se desempeña como vocera del gobierno de Ortega y como ministra de gobierno, entre otros cargos. [30] [31] Ortega adoptó a la hijastra Zoilamérica Narváez en 1986, a través de un proceso judicial. [32]

Cuando Somoza fue derrocado por el FSLN en julio de 1979, Ortega se convirtió en miembro de la Junta de Reconstrucción Nacional de cinco personas, que incluía al militante sandinista Moisés Hassan, el novelista Sergio Ramírez, el empresario Alfonso Robelo y Violeta Barrios de Chamorro, viuda de un periodista asesinado. En septiembre de 1979, el presidente estadounidense Carter recibió a Ortega en la Casa Blanca y le advirtió que no armara a otros movimientos guerrilleros de izquierda centroamericanos. [33] En ese momento, Ortega habló con sinceridad cuando negó la participación sandinista en los países vecinos. [33] Cuando Ortega preguntó a los estadounidenses sobre el apoyo de la CIA a los grupos antisandinistas, Carter y el subsecretario de Estado Warren Christopher dijeron que los informes eran falsos. [33] Después de la reunión, Carter solicitó al Congreso $ 75 millones en ayuda a Nicaragua, dependiendo de la promesa del gobierno sandinista de no ayudar a otras guerrillas. [34]

El FSLN llegó a dominar la junta, Robelo y Chamorro dimitieron y en 1981 Ortega se convirtió en el coordinador de la Junta. [35] Como único miembro de la Dirección Nacional del FSLN en la Junta, era el líder efectivo del país. Después de llegar al poder, el FSLN se embarcó en un ambicioso programa de reforma social. Hicieron arreglos para redistribuir 20.000 kilómetros cuadrados (5 millones de acres) de tierra a unas 100.000 familias, lanzaron una campaña de alfabetización e hicieron mejoras en la atención médica que acabaron con la polio mediante vacunaciones masivas y redujeron la frecuencia de otras enfermedades tratables. [36] Los esfuerzos de nacionalización sandinista afectaron principalmente a bancos e industrias propiedad de la familia Somoza extendida. [37] Más de la mitad de todas las granjas, negocios e industrias permanecieron en manos privadas. El gobierno revolucionario quería preservar una economía mixta y apoyar la inversión del sector privado. [37] El Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) se opuso a la reforma económica sandinista. [38] La principal organización de las grandes empresas nicaragüenses estaba compuesta por familias prósperas de las ciudades de la costa del Pacífico, que dominaban el comercio y la banca. [39] Ortega adoptó una línea muy dura contra la oposición a sus políticas: el 21 de febrero de 1981, el ejército sandinista mató a 7 indios miskitos e hirió a 17. [40]

La administración de Ortega forzó el desplazamiento de gran parte de la población indígena: 10,000 personas habían sido trasladadas en 1982. [40] Miles de indígenas huyeron para refugiarse al otro lado de la frontera en Honduras, y el gobierno de Ortega encarceló a 14,000 en Nicaragua. El antropólogo Gilles Bataillon denominó a esta "política del etnocidio" en Nicaragua. [41] Los indios formaron dos grupos rebeldes: Misura y Misurasata. A ellos se unieron en el norte la Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN) y en el sur los ex sandinistas y campesinos que, bajo el liderazgo de Edén Pastora, resistían la colectivización forzosa. [40]

En 1980, el gobierno sandinista lanzó la masiva Campaña de Alfabetización en Nicaragua y afirmó que la tasa de analfabetismo cayó del 50% al 13% en el lapso de cinco meses. Estas cifras son controvertidas, ya que se omitieron de las estadísticas muchos analfabetos "imposibles de enseñar" y se descubrió que muchas personas declaradas alfabetizadas no podían leer o escribir una oración simple.La UNESCO otorgó a Nicaragua el premio Nadezhda K. Krupskaya en reconocimiento a sus esfuerzos. [42] [ fuente poco confiable? ] El FSLN también se enfocó en mejorar el sistema de salud nicaragüense, particularmente a través de campañas de vacunación y la construcción de hospitales públicos. Estas acciones redujeron la mortalidad infantil a la mitad, [43] a 40 muertes por mil. [44] Para 1982, la Organización Mundial de la Salud consideró a Nicaragua un modelo para la atención primaria de salud. [38]

En 1981, el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, acusó al FSLN de unirse a la Cuba respaldada por los soviéticos para apoyar los movimientos revolucionarios marxistas en otros países latinoamericanos, como El Salvador. Personas dentro de la administración Reagan autorizaron a la CIA a comenzar a financiar, armar y entrenar a los rebeldes como guerrilleros antisandinistas, algunos de los cuales eran ex oficiales de la Guardia Nacional de Somoza. Estos fueron conocidos colectivamente como los Contras. Esto resultó en uno de los escándalos políticos más grandes en la historia de Estados Unidos (el caso Irán-Contra). Oliver North y varios miembros de la administración Reagan desafiaron la Enmienda Boland, vendieron armas a Irán y usaron las ganancias para financiar secretamente a los Contras.

La guerra de la Contra se cobró 30.000 vidas en Nicaragua. [45] Las tácticas utilizadas por el gobierno sandinista para luchar contra los Contras han sido ampliamente condenadas por su supresión de los derechos civiles. El 15 de marzo de 1982 la Junta declaró el estado de sitio, lo que le permitió cerrar estaciones de radio independientes, suspender el derecho de asociación y limitar la libertad sindical. La Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua condenó las violaciones de derechos humanos de los sandinistas, acusándolos de matar y desaparecer por la fuerza a miles de personas en los primeros años de la guerra. [46] [47]

En las elecciones generales de 1984, Ortega ganó la presidencia con el 67% de los votos y asumió el cargo el 10 de enero de 1985. En las primeras fases de la campaña, Ortega disfrutó de muchas ventajas institucionales y utilizó todo el poder de la prensa, la policía y Consejo Supremo Electoral contra la oposición fracturada. [48] ​​En las semanas previas a las elecciones de noviembre, Ortega pronunció un discurso en la ONU denunciando las conversaciones mantenidas en Río de Janeiro sobre la reforma electoral. [49] Pero el 22 de octubre, los sandinistas firmaron un acuerdo con los partidos de oposición para reformar las leyes electorales y de campaña, haciendo el proceso más justo y transparente. [50] Durante la campaña, Ortega promovió los logros de los sandinistas y en un mitin afirmó que "la democracia es alfabetización, la democracia es reforma agraria, la democracia es educación y salud pública". [51] Los observadores internacionales juzgaron que la elección fue la primera elección libre celebrada en el país en más de medio siglo. Un informe de una delegación gubernamental irlandesa afirmó: "El proceso electoral se llevó a cabo con total integridad. Los siete partidos que participaron en las elecciones representaron un amplio espectro de ideologías políticas". El abogado general de la Comisión de Derechos Humanos de Nueva York describió las elecciones como "libres, justas y muy controvertidas". Un estudio de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) de Estados Unidos concluyó que el FSLN (Frente Sandinista) "hizo poco más para aprovechar su posición de gobierno que los partidos en el poder en todas partes (incluido Estados Unidos) de manera rutinaria". Sin embargo, algunos [ palabras de comadreja ] la gente describió la elección como "amañada". Según un estudio detallado, dado que las elecciones de 1984 fueron para puestos subordinados al Directorio Sandinista, las elecciones no estuvieron más sujetas a aprobación por voto que el Comité Central del Partido Comunista en los países del Bloque del Este. [52]

Treinta y tres por ciento de los votantes nicaragüenses votaron por uno de los seis partidos de la oposición, tres a la derecha de los sandinistas, tres a la izquierda, que habían hecho campaña con la ayuda de fondos del gobierno y tiempo gratuito de televisión y radio. Dos partidos conservadores capturaron un 23% combinado de los votos. Hicieron manifestaciones en todo el país (algunas de las cuales fueron interrumpidas por partidarios del FSLN) y criticaron duramente a los sandinistas. La mayoría de los observadores extranjeros e independientes notaron este pluralismo al desacreditar la acusación de la administración Reagan, omnipresente en los medios estadounidenses, de que se trataba de una elección "farsa al estilo soviético". [53] Algunos [ ¿cuales? ] Los partidos de la oposición boicotearon la elección, supuestamente bajo la presión de los funcionarios de la embajada de Estados Unidos, por lo que la administración Reagan la denunció como injusta. [54] [55] Reagan sostuvo entonces que estaba justificado para continuar apoyando lo que él llamó la "resistencia democrática" de los Contras. [56]

En las elecciones presidenciales de 1990, Ortega perdió su candidatura a la reelección ante Violeta Barrios de Chamorro, su ex colega en la junta. Chamorro fue apoyado por Estados Unidos y una alianza antisandinista de 14 partidos conocida como Unión Nacional de Oposición (Unión Nacional Oppositora, UNO), una alianza que iba desde conservadores y liberales hasta comunistas. Dirigió una campaña eficaz, presentándose a sí misma como la candidata por la paz y prometiendo poner fin a la Guerra de los Contra financiada por Estados Unidos si ganaba. [57] Ortega hizo campaña con el lema "Todo será mejor" y prometió que, una vez terminada la guerra de la Contra, podría concentrarse en la recuperación de la nación. [58] Al contrario de lo que la mayoría de los observadores esperaban, [59] Chamorro sorprendió a Ortega y ganó las elecciones. La coalición UNO de Chamorro obtuvo el 54% de los votos y ganó 51 de los 92 escaños en la Asamblea Nacional. [60] Inmediatamente después de la pérdida, los sandinistas intentaron mantener la unidad en torno a su postura revolucionaria. En el discurso de concesión de Ortega al día siguiente se comprometió a mantener "gobernando desde abajo" una referencia al poder que aún ostentaba el FSLN en varios sectores. También enfatizó su convicción de que los sandinistas tenían como objetivo traer "dignidad" a América Latina, y no necesariamente mantener cargos gubernamentales. En 1991, Ortega afirmó que las elecciones eran "un instrumento para reafirmar" las "posiciones políticas e ideológicas" del FSLN y también "enfrentar al capitalismo". [61] Sin embargo, la derrota electoral provocó pronunciadas divisiones en el FSLN. Algunos miembros adoptaron posiciones más pragmáticas y buscaron transformar al FSLN en un partido socialdemócrata moderno comprometido con la reconciliación nacional y la cooperación de clases. Ortega y otros miembros del partido encontraron puntos en común con los radicales, quienes aún promovían el antiimperialismo y el conflicto de clases para lograr el cambio social. [27]

Las posibles explicaciones de su pérdida incluyen que el pueblo nicaragüense estaba desencantado con el gobierno de Ortega, así como el hecho de que ya en noviembre de 1989, la Casa Blanca había anunciado que el embargo económico contra Nicaragua continuaría a menos que ganara Violeta Chamorro. [62] Además, ha habido informes de intimidación por parte de los contras, [63] con una misión de observadores canadienses alegando que 42 personas fueron asesinadas por los contras en "violencia electoral" en octubre de 1989. [64] Esto llevó a muchos a los comentaristas asumir que los nicaragüenses votaron en contra de los sandinistas por temor a una continuación de la guerra de la contra y las privaciones económicas. [ cita necesaria ]

Del 19 al 21 de julio de 1991, el FSLN celebró un Congreso Nacional para enmendar las diferencias entre los miembros y formar un nuevo programa político general. El esfuerzo no logró unir al partido y continuaron los intensos debates sobre la gobernanza interna del FSLN. Los pragmáticos, encabezados por el exvicepresidente Sergio Ramírez, formaron la base de una facción "renovadora" y apoyaron la colaboración con otras fuerzas políticas para preservar el estado de derecho en Nicaragua. Bajo el liderazgo de Ortega y Tomás Borge, los radicales se reagruparon en la facción "de principios" y se autodenominaron Izquierda Democratica (ID) o Izquierda Democrática (DL). [65] El DL luchó contra el gobierno de Chamorro con huelgas y manifestaciones laborales disruptivas, y renovó los llamamientos para la reconstrucción revolucionaria de la sociedad nicaragüense. [66] Durante el congreso extraordinario del 20 al 23 de mayo de 1994, Ortega se enfrentó a un miembro de la Dirección Nacional, Henry Ruiz, por el cargo de secretario general del partido. Ortega fue elegido con 287 votos contra los 147 de Ruiz, y la DL se aseguró el papel más dominante en el FSLN. [67]

El 9 de septiembre de 1994, Ortega ganó más poder tras ocupar el escaño de Sergio Ramírez en la Asamblea Sandinista. [65] Ramírez se había desempeñado como jefe de la bancada parlamentaria del FSLN desde 1990, pero Ortega llegó a oponerse a sus acciones en la Asamblea Nacional, preparando el escenario para la destitución de Ramírez. Líderes históricos, como Ernesto Cardenal, exministro de Cultura del gobierno sandinista, rechazaron la consolidación del poder de Ortega: “Mi renuncia al FSLN ha sido provocada por el secuestro del partido realizado por Daniel Ortega y el grupo que encabeza. " [67] El partido se dividió formalmente el 8 de enero de 1995, cuando Ramírez y varios funcionarios sandinistas prominentes renunciaron. [sesenta y cinco]

Ortega volvió a presentarse a las elecciones, en octubre de 1996 y noviembre de 2001, pero perdió en ambas ocasiones ante Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, respectivamente. En estas elecciones, un tema clave fue la denuncia de corrupción. En los últimos días de Ortega como presidente, a través de una serie de actos legislativos conocidos como "La Piñata", predios que habían sido incautados por el gobierno sandinista (algunos valorados en millones e incluso miles de millones de dólares estadounidenses) pasaron a ser propiedad privada de varios funcionarios del FSLN. incluido el propio Ortega. [68]

En la campaña de 1996, Ortega se enfrentó a la Alianza Liberal (Alianza Liberal), encabezada por Arnoldo Alemán Lacayo, ex alcalde de Managua. Los sandinistas suavizaron su retórica antiimperialista, con Ortega llamando a Estados Unidos "nuestro gran vecino" y prometiendo cooperar "en un marco de respeto, igualdad y justicia". El cambio de imagen fracasó, ya que la Alianza Liberal de Alemán quedó en primer lugar con el 51,03% de los votos, mientras que el FSLN de Ortega consiguió el 37,75%. [69]

Las políticas de Ortega se volvieron más moderadas durante su tiempo en la oposición, y gradualmente cambió gran parte de su antigua postura marxista a favor de una agenda de socialismo democrático. Su fe católica romana también se ha vuelto más pública en los últimos años, lo que llevó a Ortega a adoptar una variedad de políticas socialmente conservadoras. En 2006, el FSLN aprobó una estricta ley que prohíbe todos los abortos en Nicaragua. [70] En el período previo a las elecciones de 2006, Ortega mostró sus vínculos con la Iglesia católica renovando sus votos matrimoniales ante el cardenal Miguel Obanda y Bravo. [71]

Ortega jugó un papel decisivo en la creación del controvertido pacto estratégico entre el FSLN y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC). La controvertida alianza de los dos partidos principales de Nicaragua tiene como objetivo distribuir el poder entre el PLC y el FSLN y evitar que otros partidos se levanten. Luego de sellar el acuerdo en enero de 2000, los dos partidos controlaban las tres instituciones clave del estado: la Contraloría General de la República, la Corte Suprema y el Consejo Supremo Electoral. [sesenta y cinco] "El Pacto", como se le conoce en Nicaragua, se dice que ha beneficiado enormemente a los expresidentes Ortega y Alemán personalmente, al tiempo que restringió al entonces presidente Bolaños. Uno de los acuerdos clave del pacto fue bajar el ratio necesario para ganar una elección presidencial en la primera vuelta del 45% al ​​35%, un cambio en la ley electoral que resultaría decisivo a favor de Ortega en las elecciones de 2006 [ cita necesaria ] .

En el IV Congreso Ordinario del FSLN, realizado del 17 al 18 de marzo de 2002, Ortega eliminó la Dirección Nacional (DN). Una vez que fue el principal órgano de liderazgo colectivo del partido, con nueve miembros, el DN ya no se reunió de forma rutinaria y solo quedaron tres miembros históricos. En cambio, el organismo simplemente apoyó las decisiones ya tomadas por el secretario general. Ortega marcó a los funcionarios del partido y a otros miembros mientras fortalecía su propio círculo informal, conocido como el anillo de hierro. [sesenta y cinco]

Elecciones presidenciales de 2001

En las elecciones generales de noviembre de 2001, Ortega perdió su tercera elección presidencial consecutiva, esta vez ante Enrique Bolaños del Partido Liberal Constitucionalista.

Bajo la dirección de Ortega, el FSLN formó la amplia coalición de Convergencia Nacional (Convergencia Nacional) en oposición al PLC. Ortega abandonó el tono revolucionario del pasado e infundió su campaña con imaginería religiosa, dando gracias en discursos a "Dios y la Revolución" por la democracia posterior a 1990, y afirmó que una victoria sandinista permitiría al pueblo nicaragüense "pasar por el mar y llegar a la Tierra Prometida ". [72] Estados Unidos se opuso a la candidatura de Ortega desde el principio. El embajador de Estados Unidos incluso se presentó con Enrique Bolaños del PLC mientras distribuía ayuda alimentaria. [73] Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 condenaron las posibilidades de Ortega, ya que la amenaza de una invasión estadounidense se convirtió en un problema. Bolaños convenció a muchos nicaragüenses de que la renovada hostilidad de Estados Unidos hacia el terrorismo pondría en peligro a su país si prevalecía el abiertamente antiestadounidense Ortega. [74] Bolaños terminó con el 56,3% de los votos y Ortega ganó el 42,3%. [75]

Elecciones presidenciales de 2006

En 2006, Daniel Ortega fue elegido presidente con el 38% de los votos. Esto ocurrió a pesar de que el separatista Movimiento Renovador Sandinista (MRS) continuó oponiéndose al FSLN, postulando al ex alcalde de Managua Herty Lewites como su candidato a la presidencia. Ortega atacó personalmente el origen judío de Lewites, lo comparó con Judas y advirtió que "podría terminar colgado". [76] Sin embargo, Lewites murió varios meses antes de las elecciones.

Ortega enfatizó la paz y la reconciliación en su campaña y eligió a un exlíder de la Contra, Jaime Morales Corazo, como su compañero de fórmula. [77] El FSLN también obtuvo 38 escaños en las elecciones al Congreso, convirtiéndose en el partido con mayor representación en el parlamento. La división en el Partido Liberal Constitucionalista ayudó a que el FSLN se convirtiera en el partido más grande en el Congreso, sin embargo, el voto sandinista tuvo una división minúscula entre el FSLN y el MRS, y que el partido liberal combinado es más grande que la Facción del Frente. En 2010, varios congresistas liberales plantearon acusaciones sobre el presunto intento del FSLN de comprar votos para aprobar reformas constitucionales que permitirían a Ortega postularse para un cargo por sexta vez desde 1984. [78]

Según Tim Rogers, escribiendo en El AtlánticoDurante su segundo mandato como presidente, Ortega tomó "el control total de los cuatro poderes del Estado, las instituciones estatales, el ejército y la policía", y en el proceso desmanteló "la democracia institucional de Nicaragua". [79] Frances Robles escribió que Ortega tomó el control "de todos los aspectos del gobierno: la Asamblea Nacional, la Corte Suprema, las Fuerzas Armadas, el Poder Judicial, la Policía y la Fiscalía". [80] En su Informe Mundial 2019, Human Rights Watch escribió que Ortega "desmanteló agresivamente todos los controles institucionales sobre el poder presidencial". [81]

Estilos presidenciales de
Daniel Ortega
Estilo de referenciaDaniel Ortega, Presidente de la República de Nicaragua Daniel Ortega, presidente de la República de Nicaragua
Estilo habladoPresidente ortega Presidente ortega
Estilo alternativoSeñor presidente señor Presidente
Elecciones de 2008

En junio de 2008, la Corte Suprema de Nicaragua inhabilitó al MRS y al Partido Conservador para participar en las elecciones municipales. [82] En noviembre de 2008, el Consejo Supremo Electoral recibió críticas nacionales e internacionales a raíz de irregularidades en las elecciones municipales, pero acordó revisar los resultados solo para Managua, mientras que la oposición exigió una revisión a nivel nacional. [83] Por primera vez desde 1990, el Consejo decidió no permitir que observadores nacionales o internacionales presenciaran las elecciones. [84] [85] Se han registrado casos de intimidación, violencia y hostigamiento contra miembros de partidos políticos de oposición y representantes de ONG. [86] Los resultados oficiales muestran que los candidatos sandinistas ganaron 94 de las 146 alcaldías municipales, en comparación con 46 para el principal partido opositor Partido Liberal Constitucional (PLC). [87] La ​​oposición afirmó que las papeletas marcadas fueron arrojadas y destruidas, que a los miembros del partido se les negó el acceso a algunos de los recuentos de votos y que se modificaron los recuentos de muchos lugares de votación. [88] Como resultado de las acusaciones de fraude, la Unión Europea suspendió 70 millones de dólares de ayuda y 64 millones de dólares. [89]

Con la recesión de fines de la década de 2000, Ortega en 2011 caracterizó al capitalismo como en su "agonía" y describió la Alternativa Bolivariana para el Pueblo de Nuestra América (ALBA) como el proyecto más avanzado, más cristiano y más justo. [90] También dijo que Dios estaba castigando a Estados Unidos con la crisis financiera por tratar de imponer sus principios económicos a los países pobres. "Es increíble que en el país más poderoso del mundo, que gasta miles de millones de dólares en guerras brutales, la gente no tenga suficiente dinero para quedarse en sus hogares". [91]

Ante el Consejo Nacional Sandinista celebrado en septiembre de 2009, Lenin Cerna, secretario de la organización del partido, pidió diversificar sus estrategias políticas. Declaró que el futuro del FSLN dependía de implementar nuevos planes, “para que el partido avance por nuevas rutas y de nuevas formas, siempre bajo el liderazgo de Ortega”. Ortega ganó poder sobre la selección de candidatos, lo que le permitió elegir personalmente a todos los candidatos a cargos públicos. [sesenta y cinco]

Durante una entrevista con David Frost para el programa de inglés Al Jazeera Escarcha sobre el mundo en marzo de 2009, Ortega sugirió que le gustaría cambiar la constitución para permitirle postularse nuevamente para presidente. [92] En la Sentencia Judicial 504, emitida el 19 de octubre de 2009, la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua declaró inaplicables porciones de los artículos 147 y 178 de la Constitución de Nicaragua estas disposiciones concernientes a la elegibilidad de los candidatos a presidente, vicepresidente, alcalde y vicealcalde, decisión que tuvo el efecto de permitir que Ortega se presentara a la reelección en 2011 [93].

Para esta decisión, los magistrados sandinistas formaron el quórum requerido al excluir a los magistrados de la oposición y reemplazarlos por suplentes sandinistas, violando la constitución nicaragüense. [94] Los partidos de oposición, la iglesia y los grupos de derechos humanos en Nicaragua denunciaron la decisión. [95] [96] [97] A lo largo de 2010, las sentencias judiciales otorgaron a Ortega mayor poder sobre los nombramientos judiciales y de la función pública. [98]

Si bien apoyó el derecho al aborto durante su presidencia durante la década de 1980, desde entonces Ortega ha abrazado la posición de fuerte oposición de la Iglesia Católica.[99] Si bien los abortos que no son de emergencia han sido ilegales durante mucho tiempo en Nicaragua, recientemente incluso los abortos "en el caso en que el embarazo pone en peligro la vida de la madre", también conocidos como abortos terapéuticos, se han ilegalizado en los días previos a las elecciones de 2006, con un También en tales casos, seis años de prisión, una medida respaldada por Ortega. [100]

Ortega fue reelegido presidente con votación el 6 de noviembre y confirmación el 16 de noviembre de 2011. [101] Durante la elección, el Consejo Supremo Electoral (CSE) bloqueó a los observadores electorales nacionales e internacionales de múltiples colegios electorales. [98] Según el Consejo Supremo Electoral, Ortega derrotó a Fabio Gadea, con el 63% de los votos. [98]

En enero de 2014, la Asamblea Nacional, dominada por el FSLN, aprobó enmiendas constitucionales que abolieron los límites de mandato para la presidencia y permitieron a un presidente postularse por un número ilimitado de mandatos de cinco años. Aunque facturado [ ¿por quién? ] como medida para garantizar la estabilidad, los críticos [ ¿cuales? ] denunció que las enmiendas amenazaban la democracia nicaragüense. [102] Las reformas constitucionales también le dieron a Ortega el poder exclusivo para nombrar a los comandantes militares y policiales. [98]

A partir de 2016, la familia de Ortega es propietaria de tres de los nueve canales de televisión en abierto en Nicaragua y controla un cuarto (el canal público 6). Cuatro de los cinco restantes están controlados por el magnate mexicano Ángel González, y generalmente se considera que están alineados con el partido gobernante FSLN de Ortega. No existen restricciones gubernamentales sobre el uso de Internet. La administración de Ortega intentó obtener un control total sobre los medios en línea en 2015, pero fracasó debido a la oposición de la sociedad civil, partidos políticos y organizaciones privadas. [103]

En junio de 2016, la Corte Suprema de Nicaragua falló para derrocar a Eduardo Montealegre, líder del principal partido de la oposición, dejando a la principal coalición opositora sin medios para disputar las elecciones nacionales de noviembre de 2016. [104] En agosto de 2016, Ortega eligió a su esposa, Rosario Murillo, como su compañera de fórmula a la vicepresidencia para la reelección. [105]

De acuerdo con la El Correo de Washington, cifras anunciadas el 7 de noviembre de 2016 ponen a Daniel Ortega en línea para su tercer mandato consecutivo como presidente, siendo también su cuarto mandato en general. El Consejo Supremo Electoral (CSE) informó que Ortega y Murillo obtuvieron el 72,4% de los votos, con un 68% de participación. [98] La coalición de la oposición había calificado las elecciones como una "farsa" y había pedido el boicot de las elecciones. Los observadores internacionales no pudieron observar la votación. Sin embargo, según la BBC, Ortega fue con diferencia el candidato más popular, posiblemente debido al crecimiento económico estable de Nicaragua y la falta de violencia en comparación con sus vecinos El Salvador y Honduras en los últimos años. [106]

Situación económica durante la presidencia

Según Tim Rogers, hasta los disturbios de 2018, cuando el presidente Ortega presidió "la economía de más rápido crecimiento en Centroamérica" ​​y fue un "ejemplo de la inversión extranjera y la seguridad ciudadana en una región conocida por las pandillas y los disturbios". [79] Durante este tiempo el gobierno de Ortega formó una alianza con el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), el consejo de cámaras empresariales de Nicaragua. Sin embargo, el mismo decreto impopular que "revisó unilateralmente el sistema tributario de la seguridad social" [79] (mencionado a continuación) y precipitó los disturbios en abril de 2018, también rompió el acuerdo de Ortega con el COSEP, [79] y, junto con las sanciones estadounidenses, provocó una fuerte caída económica que a mediados de 2020 sigue "paralizando" la economía de Nicaragua. [107]

Según el Nicaragua Solidarity Campaign Action Group (NSCAG), el gobierno de Ortega ha supervisado "las segundas tasas de crecimiento económico más altas y [la] economía más estable de Centroamérica" ​​[ cita necesaria ], una reducción de la pobreza y la pobreza extrema en más del cincuenta por ciento, una tasa de desnutrición reducida a la mitad, la implementación de atención médica y educación gratuitas y bien financiadas, la eliminación del analfabetismo (en comparación con la tasa de analfabetismo del 36% en Nicaragua en 2006, antes de Ortega fue elegido), una tasa de crecimiento económico promedio de 5.2% entre 2013 y 2018, y el nivel más alto de igualdad de género en las Américas. [1]

Respuesta a la pandemia de COVID

El gobierno del presidente Ortega ha sido blanco de críticas por su falta de respuesta a la pandemia. [108]

Según CNN, a mediados de junio de 2020, Ortega se ha "negado a imponer estrictas medidas preventivas de cuarentena en los países vecinos" para combatir la pandemia de COVID-19. [107] "Las escuelas públicas permanecen abiertas, las empresas siguen funcionando, los festivales y eventos culturales se llevan a cabo casi todas las semanas". La historia afirma que desde mediados de marzo hasta mediados de junio han muerto seis políticos y, según testigos, sus restos se desechan durante la noche en "entierros exprés" (con la presencia de la policía pero "sin misa, ni velorio ni arreglos funerarios". , sin fotografías). [107] El gobierno de Ortega ha negado los informes de "entierros exprés" como "noticias falsas". [107] Según AP News, "el gobierno ha amenazado con prohibir a los" jugadores de béisbol profesionales "que se nieguen a jugar al béisbol. Y se advierte a todos que guarden silencio". [109] En los hospitales "los militantes del gobernante aseguran que no se filtre información", y cita a una doctora (anestesióloga María Nela Escoto) quejándose de que en el hospital público donde trabaja "todo es secreto. No permiten sugerencias, y no puedes cuestionar nada porque están mirando. Es un ambiente muy hostil ". [109] (Al inicio de la pandemia, Ortega estuvo fuera del ojo público durante "más de 40 días", y no se dio ninguna explicación de su ausencia cuando regresó) [107] [108].

Disturbios de 2018 Editar

En abril de 2018, las protestas estudiantiles por un incendio en una reserva natural se expandieron para cubrir un decreto impopular que habría recortado los beneficios de seguridad social y aumentado las contribuciones de los contribuyentes. [80] Los manifestantes fueron atacados violentamente por la Juventud Sandinista patrocinada por el estado. [110] A pesar de los intentos del gobierno de Ortega de ocultar el incidente mediante la censura de todos los medios de comunicación privados, fotos y videos de la violencia llegaron a las redes sociales donde provocaron indignación e instaron a más nicaragüenses a unirse a las protestas. [111] [112] [113] Las tensiones aumentaron rápidamente, ya que la policía comenzó a usar botes de gas lacrimógeno y balas de goma y, finalmente, munición real contra manifestantes desarmados. [114] También se vio a las autoridades armando a miembros de la Juventud Sandinista con armas para servir como fuerzas paramilitares. [114] Posteriormente fueron asesinados decenas de manifestantes estudiantiles. A pesar de la retirada del impopular decreto, las protestas continúan, y la mayoría de los manifestantes exigen la renuncia de Ortega y su gabinete. [115]

El 30 de mayo de 2018, el Día de la Madre de Nicaragua, más de 300.000 personas marcharon para honrar a las madres de los estudiantes asesinados en las protestas anteriores. A pesar de la asistencia de niños, madres y jubilados, y la ausencia de violencia por parte de los manifestantes, los manifestantes fueron atacados en un evento denominado "Masacre del Día de la Madre". [116] [117] [118] [119] 16 murieron y 88 resultaron heridos, ya que "la policía roció a la multitud con balas, francotiradores del gobierno colocados en el techo del estadio nacional de béisbol fueron a cazar cabezas con rifles de francotirador". [79]

En junio de 2018, Tim Rogers escribió en El Atlántico revista:

En las últimas siete semanas, la policía y los paramilitares de Ortega han matado a más de 120 personas, en su mayoría estudiantes y otros jóvenes manifestantes que exigen la destitución del presidente y el retorno a la democracia, según un grupo de derechos humanos [CENIDH, Centro Nicaragüense de Derechos Humanos ]. La policía caza a los estudiantes como si fueran combatientes enemigos. Paramilitares de la Juventud Sandinista, armados y pagados por el partido de Ortega, circulan en camionetas para atacar a los manifestantes. Pandillas de hombres enmascarados saquean y queman tiendas con impunidad. Los policías visten ropa de civil y algunos paramilitares visten uniformes de policía. “Esto está empezando a parecerse más a Siria que a Caracas”, me dijo un líder empresarial nicaragüense. [79]

En diciembre, 322 personas habían muerto y 565 estaban encarceladas. Los profesionales involucrados en el levantamiento (abogados, ingenieros, locutores de radio y comerciantes) habían sido reducidos a vidas de "casas seguras en constante cambio, aplicaciones de mensajería encriptada y seudónimos", con el gobierno de Ortega supuestamente "cazándonos como ciervos", según un disidente (Roberto Carlos Membreño Briceño). Se allanaron oficinas de organizaciones de derechos humanos, se incautaron computadoras y se expulsó a observadores. [80] Los observadores de la Organización de Estados Americanos fueron expulsados ​​luego de publicar un informe de investigación crítico sobre la respuesta del gobierno al levantamiento. [80] El informe encontró que el gobierno había progresado de "usar gas lacrimógeno a balas de goma, luego balas reales y finalmente potencia de fuego militar como rifles de asalto y lanzagranadas", según un análisis de videos publicados en las redes sociales. Al menos 1.400 personas involucradas en el levantamiento resultaron heridas, aunque probablemente el número fue "mucho mayor porque la mayoría de la gente tenía demasiado miedo de ir a hospitales públicos, donde se despidió a los médicos por atender a los manifestantes heridos". [80] Para julio de 2019, la organización internacional de derechos humanos Human Rights Watch pidió a Estados Unidos que imponga sanciones a Ortega "y otros altos" funcionarios nicaragüenses "implicados" en la represión de las protestas. [120]

Política exterior Editar

Poco después de las elecciones de 2006, Ortega realizó una visita oficial a Irán y se reunió con el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad. Ortega dijo a la prensa que "las revoluciones de Irán y Nicaragua son casi revoluciones gemelas, ya que ambas revoluciones tienen que ver con la justicia, la libertad, la autodeterminación y la lucha contra el imperialismo". [121]

El 6 de marzo de 2008, luego de la crisis diplomática andina de 2008, Ortega anunció que Nicaragua rompía relaciones diplomáticas con Colombia "en solidaridad con el pueblo ecuatoriano". [122] Ortega también afirmó: "No estamos rompiendo relaciones con el pueblo colombiano. Estamos rompiendo relaciones con la política terrorista que practica el gobierno de Álvaro Uribe". [123] Las relaciones se restablecieron con la resolución en una cumbre del Grupo de Río celebrada en Santo Domingo, República Dominicana, el 7 de marzo de 2008. En la cumbre, Álvaro Uribe de Colombia, Rafael Correa de Ecuador, Hugo Chávez de Venezuela y Ortega se dieron la mano públicamente en un muestra de buena voluntad. Los apretones de manos, transmitidos en vivo en toda América Latina, parecían indicar que había terminado una semana de preparativos militares y repercusiones diplomáticas. Luego del apretón de manos, Ortega dijo que restablecería lazos diplomáticos con Colombia. Uribe luego bromeó diciendo que le enviaría la factura del pasaje de avión de su embajador. [124] [125]

El 25 de mayo de 2008, Ortega, al enterarse de la muerte del líder guerrillero de las FARC Manuel Marulanda en Colombia, expresó sus condolencias a la familia de Marulanda y solidaridad con las FARC y calificó a Marulanda como una luchadora extraordinaria que luchó contra las profundas desigualdades en Colombia. [126] [127] Las declaraciones fueron protestadas por el gobierno colombiano y criticadas en los principales medios de comunicación colombianos. [ cita necesaria ]

El 2 de septiembre de 2008, durante las ceremonias del 29º aniversario de la fundación del ejército nicaragüense, Ortega anunció que "Nicaragua reconoce la independencia de Osetia del Sur y Abjasia y apoya plenamente la posición del gobierno ruso". La decisión de Ortega convirtió a Nicaragua en el segundo país (después de Rusia) en reconocer la independencia de Abjasia y Osetia del Sur de Georgia. [128] Un día después de que Venezuela reconoció a las dos Repúblicas, Nicaragua estableció relaciones diplomáticas con Abjasia, y luego estableció vínculos diplomáticos con Osetia del Sur. Se han propuesto embajadas, pero hasta 2013 no se habían abierto. [129]

Al buscar el cargo, Ortega amenazó con cortar el reconocimiento diplomático con la República de China (Taiwán, antes China Nacionalista) para restablecer las relaciones con la República Popular de China con sede en China continental (como en el período de 1985 a 1990) como gobierno legal. de China. Pero no lo hizo. En 2007, Ortega declaró que Nicaragua no aceptaba la Política de Una China del gobierno de la República Popular China y que Nicaragua se reservaba el derecho a mantener relaciones diplomáticas oficiales con la República de China. Aseguró al presidente Chen Shui Bian en 2007 que Nicaragua no rompería las relaciones diplomáticas con la República de China. Explicó que durante la administración Reagan Estados Unidos impuso sanciones a Nicaragua. Pero cortar los lazos con Taipei fue una decisión triste y dolorosa debido a la amistad entre el pueblo y el gobierno de Nicaragua y Taiwán. Ortega se reunió con el presidente de la República de China, Ma Ying-jeou, en 2009 y ambos acordaron mejorar las relaciones diplomáticas entre ambos países. [130] Sin embargo, con una feria comercial de China (PRC) en Managua en 2010, está intentando una política de dos vías para obtener beneficios de ambas partes. En 2016, Nicaragua y China (República de China) firmaron un acuerdo de servicios aéreos y Ortega declaró que el acuerdo de libre comercio de Nicaragua con la República de China había beneficiado a ambas naciones. La República de China aumentó su inversión en Nicaragua. En 2017, Ortega reafirmó las relaciones diplomáticas de Nicaragua con el gobierno de Taipei como el régimen legal de China. [131]

En septiembre de 2010, luego de que un informe de Estados Unidos enumerara a Nicaragua como un "importante" centro de narcotráfico, junto con Costa Rica y Honduras, Ortega instó al Congreso de Estados Unidos y al gobierno de Obama a asignar más recursos para ayudar en la lucha contra el narcotráfico. [132] [133]

Durante la Guerra Civil Libia, Ortega fue uno de los pocos líderes que habló en clara defensa del asediado Muammar Gaddafi. [134] Durante una conversación telefónica entre los dos, Ortega le dijo a Gadafi que estaba "librando una gran batalla para defender a su nación" [135] y afirmó que "es en momentos difíciles que la lealtad y la determinación se ponen a prueba". [136]

Ortega ha dicho que la victoria de Assad en las elecciones de 2014 es un paso importante para "lograr la paz en Siria y una clara evidencia de que el pueblo sirio confía en su presidente como líder nacional y apoya sus políticas que apuntan a mantener la soberanía y la unidad de Siria". [137]

Ortega asistió a la ceremonia de juramentación de Nicolás Maduro para su segundo mandato el 10 de enero de 2019 [138].

En una entrevista con Max Blumenthal en agosto de 2019, Ortega afirmó que estaba abierto a la idea de que Bernie Sanders (que lo había visitado en 1985) ganara la presidencia de Estados Unidos en 2020 y que el mensaje de Bernie "va en la dirección correcta para que Estados Unidos convertirse en un polo de paz, desarrollo y cooperación ". [139]

Política medioambiental Editar

En 2016, Daniel Ortega no firmó el Acuerdo de París porque sintió que el acuerdo no hacía lo suficiente para proteger el clima, aunque luego cambió de opinión. Además, Nicaragua rechazó proyectos de minería del grupo canadiense B2 Gold que podrían representar una amenaza para el medio ambiente. [140] Según estimaciones del gobierno, Nicaragua ha pasado del 25% de electricidad renovable al 52% entre 2007 y 2016. [141]

Respuesta a la edición de COVID-19

El 14 de marzo de 2020, el gobierno de Ortega convocó una manifestación masiva denominada "Amor en los tiempos del COVID-19" como muestra de apoyo a él y su gobierno. Esto ocurrió en medio de la pandemia COVID-19, que recientemente había sido declarada oficialmente por la OMS.

Elecciones de 1984
Candidato Partido / Alianza Votos %
José Daniel Ortega Saavedra Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) 735,967 66.97%
Clemente Guido Chávez Partido Conservador Democrático de Nicaragua (PCDN) 154,327 14.04%
Virgilio Godoy Reyes Partido Liberal Independiente (PLI) 105,560 9.60%
Mauricio Díaz Dávila Partido Popular Social Cristiano (PPSC) 61,199 5.56%
Allan Zambrana Salmerón Partido Comunista de Nicaragua (PC de N) 16,034 1.45%
Domingo Sánchez Salgado Partido Socialista Nicaragüense (PSN) 14,494 1.31%
Isidro Téllez Toruño Movimiento de Acción Popular Marxista-Leninista (MAP ML) 11,352 1.03%
Total de votos válidos 1,098,933 100%
Votos estropeados e inválidos 71,209 6.09%
Total de votos / participación 1,170,142 75.42%
Votantes registrados 1,551,597
Población 3,165,000
Elecciones de 1990
Candidato Partido / Alianza % Votos
Violeta Barrios de Chamorro Unión Nacional de Oposición (UNO) = Partido Conservador Nacional (PNC) / Alianza Conservadora Popular (APC) / Acción Conservadora Nacional (ACN) / Partido Democrático de Confianza Nacional (PDCN) / Partido Liberal Independiente (PLI) / Partido Neoliberal (PALI) / Partido Liberal Constitucionalista (PLC) / Partido Acción Nacional (PAN) / Partido Socialista Nicaragüense (PSN) / Partido Comunista de Nicaragua (PC de N) / Partido Social Cristiano Popular (PPSC) / Movimiento Democrático Nicaragüense (MDN) / Partido Socialdemócrata ( PSD) / Partido Integracionista Centroamericano (PIAC) 54.74% 777,552
José Daniel Ortega Saavedra Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) 40.82% 579,886
Erick Ramírez Beneventes Partido Social Cristiano (PCS) 1.18% 16,751
Moisés Hassán Movimiento de Unidad Revolucionaria (MUR) 0.78% 11,136
Bonifacio Miranda Bengoechea Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) 0.60% 8,590
Isidro Téllez Toruño Movimiento de Acción Popular Marxista-Leninista (MAP ML) 0.57% 8,115
Fernando Agüero Rocha Partido Social Conservador (PSC) 0.41% 5,798
Blanca Rojas Echaverry Partido Unionista Centroamericano (PUCA) 0.36% 5,065
Eduardo Molina Palacios Partido Conservador Democrático de Nicaragua (PCDN) 0.32% 4,500
Rodolfo Robelo Herrera Partido Liberal Independiente para la Unidad Nacional (PLIUN) 0.22% 3,151
Total de votos válidos 100% 1,420,544
Votos estropeados e inválidos 5.97% 90,249
Total de votos / participación 86.23% 1,510,838
Votantes registrados 1,752,088
Población 3,800,000
Elecciones de 1996
Candidato Partido / Alianza Votos %
José Arnoldo Alemán Lacayo Alianza Liberal (AL) = Partido Liberal Constitucionalista (PLC) / Partido Liberal Independiente para la Unidad Nacional (PLIUN) / Partido Liberal Nacionalista (PLN) / Partido Neoliberal (PALI) 896,207 50.99%
José Daniel Ortega Saavedra Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) 664,909 37.83%
Guillermo Osorno Partido Nicaragüense del Camino Cristiano (PCCN) 71,908 4.09%
Noel Vidaurre Partido Conservador de Nicaragua (PCN) 39,983 2.27%
Benjamín Ramón Lanzas Selva Proyecto Nacional (PRONAL) 9,265 0.53%
Sergio Ramírez Mercado Movimiento Renovador Sandinista (MRS) 7,665 0.44%
Francisco José Mayorga Balladares Alianza Pan y Fuerza (Pan y Fuerza) = Partido Acción Nacional (PAN) / Alianza Republicana Fuerza 96 (ASR) 7,102 0.40%
Francisco José Duarte Tapia Acción Conservadora Nacional (ACN) 6,178 0.35%
Edgar Enrique Quiñónez Tuckler Partido de Resistencia Nicaragüense (PRN) 5,813 0.33%
Andrés Abelino Robles Pérez Partido Unidad de Trabajadores, Campesinos y Profesionales de Nicaragua (PUNOCP) 5,789 0.33%
Virgilio Godoy Partido Liberal Independiente (PLI) 5,692 0.32%
Jorge Alberto Díaz Cruz Partido Justicia Nacional (PJN) 5,582 0.32%
Alejandro Serrano Caldera Alianza de la unidad (AU) = Partido Social Cristiano (PCS) / Movimiento de Unidad Revolucionaria (MUR) / Partido Socialdemócrata (PSD) 4,873 0.28%
Elí Altamirano Pérez Partido Comunista de Nicaragua (PC de N) 4,802 0.27%
Miriam Auxiliadora Argüello Morales Alianza Conservadora Popular (APC) 4,632 0.26%
Ausberto Narváez Argüello Partido de Unidad Liberal (PUL) 3,887 0.22%
Alfredo César Aguirre Unión Nacional de Oposición 96 (UNO 96) = Partido Nacional Democrático (PND) / Movimiento de Acción Conservadora (MAC) / Movimiento Democrático Nicaragüense (MDN) 3,664 0.21%
Allan Antonio Tefel Alba Movimiento Nacional de Renovación (MORENA) 2,641 0.15%
James Odnith Webster Pitts Partido Acción Democrática (PAD) 1,895 0.11%
Sergio Abilio Mendieta Castillo Partido Integracionista Centroamericano (PIAC) 1,653 0.09%
Moises Hassán Morales Movimiento de acción renovadora (MAR) 1,393 0.08%
Gustavo Ernesto Tablada Zelaya Partido Socialista Nicaragüense (PSN) 1,352 0.08%
Roberto Urcuyo Muñoz Partido Democrático Nicaragüense (PADENIC) 890 0.05%
Total de votos válidos 1,757,775 100%
Votos estropeados e inválidos 91,587 4.95%
Total de votos / participación 1,849,362 76.39%
Votantes registrados 2,421,067
Población 4,706,000
Elecciones de 2001
Candidato Partido / Alianza Votos %
Enrique Bolaños Geyer Partido Liberal Constitucionalista (PLC) 1,228,412 56.31%
José Daniel Ortega Saavedra Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) 922,436 42.28%
Alberto Saborío Partido Conservador de Nicaragua (PC) 30,670 1.41%
Total de votos válidos 2,181,518 100%
Elecciones de 2006 e • d Resumen de los resultados de las elecciones presidenciales de Nicaragua del 5 de noviembre de 2006
Candidatos - Partidos Votos %
José Daniel Ortega Saavedra - Frente Sandinista de Liberación Nacional 854,316 38.07
Eduardo Montealegre - Alianza Liberal Nicaragüense 650,879 29.00
José Rizo Castellón - Partido Liberal Constitucionalista 588,304 26.21
Edmundo Jarquín Calderón - Movimiento Renovador Sandinista 144,596 6.44
Edén Atanacio Pastora Gómez - Alternativa para el cambio 6,120 0.27
Total 2,244,215 100.0
La fuente es el Consejo Supremo Electoral.
Elecciones 2011 e • d Resumen de los resultados de las elecciones presidenciales de Nicaragua del 6 de noviembre de 2011
Candidatos - Partidos Votos %
José Daniel Ortega Saavedra - Frente Sandinista de Liberación Nacional 1,569,287 62.46
Fabio Gadea Mantilla - Partido Liberal Independiente 778,889 31.00
José Arnoldo Alemán Lacayo - Partido Liberal Constitucionalista 148,507 5.91
Édgar Enrique Quiñónez Tuckler - Alianza Liberal Nicaragüense 10,003 0.40
Róger Antonio Guevara Mena - Alianza por la República 5,898 0.23
Total de votos 2,512,584 100.00
Fuente: CSE
Elecciones de 2016
Candidato Partido Votos %
José Daniel Ortega Saavedra Frente Sandinista de Liberación Nacional 1,806,651 72.44
Maximino Rodríguez Martínez Partido Liberal Constitucionalista 374,898 15.03
José del Carmen Alvarado Partido Liberal Independiente 112,562 4.51
Saturnino Mirando Cerrato Hogdson Alianza Liberal Nicaragüense 107,392 4.31
Erick Antonio Cabezas Granados Partido Conservador 57,437 2.30
Carlos José Canales Alianza por la República 35,002 1.40
Votos inválidos / en blanco
Total 2,493,942 100
Votantes registrados / participación
Fuente: CSE

La presidencia de Ortega ha sido objeto de muchas críticas [ ¿por quién? ] y acusaciones [ ¿por quién? ] de convertirse en un hombre fuerte. [142] Las protestas de 2018 han apuntado a [ ¿por quién? ] como símbolo de estas tensiones. [16] [143] En 2018, Frances Robles escribió en Los New York Times que los "muchos hijos adultos de Ortega manejan todo, desde la distribución de gasolina hasta las estaciones de televisión" en Nicaragua. [80]

Acusaciones de abuso sexual Editar

En 1998, Zoilamérica Narváez, la hijastra adoptiva de Daniel Ortega, emitió un informe de 48 páginas [144] en el que describía cómo, según alega, Ortega la había abusado sexualmente sistemáticamente desde 1979, cuando ella tenía 12 años, hasta 1990. [145] [146] Ortega, su su esposa Murillo y sus otros hijos negaron las acusaciones, al igual que muchos sandinistas que creen que tiene motivaciones políticas. [147] El caso no pudo avanzar en los tribunales nicaragüenses, que han estado consistentemente aliados con Ortega, [148] porque Ortega tenía inmunidad procesal como miembro del parlamento, [149] y el plazo de prescripción de cinco años por abuso sexual y Se consideró que se habían excedido los cargos de violación. [150] Narváez presentó una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual fue declarada admisible el 15 de octubre de 2001. [151] El 4 de marzo de 2002 el gobierno de Nicaragua aceptó la recomendación de solución amistosa de la comisión. [32] Ortega continuó negando las acusaciones y Narváez retiró las acusaciones en 2008, aunque luego renovó sus denuncias poco después. [147] [148] Después de las elecciones de 2016, Narváez continuó haciendo las acusaciones diciendo que se había convertido en una paria de su familia. [145]


Nicaragua: Las tácticas del gobierno para silenciar las críticas y las demandas sociales profundizan la crisis de derechos humanos

Desde que estalló la actual crisis de derechos humanos en Nicaragua en 2018, el gobierno ha reprimido todas las formas de disensión o crítica. Las autoridades han seguido una política de erradicación, a toda costa, del activismo y la defensa de los derechos humanos, ha dicho Amnistía Internacional en un nuevo informe publicado hoy. En Silencio a toda costa: tácticas de Estado para profundizar la represión en Nicaragua, Amnistía Internacional expone las estrategias utilizadas por las autoridades nicaragüenses responsables de uno de los capítulos más oscuros de la historia reciente del país, donde cualquier persona que se oponga a las políticas gubernamentales puede perder su libertad e incluso la vida.

“Durante casi tres años, el gobierno de Daniel Ortega ha demostrado una y otra vez que está dispuesto a hacer cualquier cosa para evitar que los derechos humanos se conviertan en una realidad en Nicaragua. Las autoridades nicaragüenses deben dejar de pisotear continuamente la dignidad de miles de víctimas de la represión ”, dijo Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

“Cuando las imágenes de la violenta represión de las protestas masivas, que estallaron en respuesta a una serie de reformas al sistema de seguridad social, aparecieron en las portadas de los principales periódicos de todo el mundo en 2018, parecía que la crisis de derechos humanos en el país había alcanzado su punto máximo. Sin embargo, la pesadilla continúa ".

Las organizaciones locales continúan criticando el uso que hace el gobierno del sistema judicial para encarcelar a activistas tras procedimientos arbitrarios. A finales de noviembre de 2020, cuando se finalizó el informe, más de 100 personas permanecían tras las rejas únicamente por ejercer sus derechos a la libertad de expresión y reunión pacífica.

Las personas detenidas por su activismo siguen denunciando malos tratos y acoso en las cárceles, como medidas de castigo adicionales. La pandemia COVID-19 agravó problemas de larga data relacionados con las condiciones carcelarias en Nicaragua y ha causado alarma entre las familias de los detenidos y las organizaciones de derechos humanos preocupadas por las condiciones de los detenidos.

Las organizaciones locales entrevistadas por Amnistía Internacional informaron que decenas de personas detenidas por motivos políticos padecen condiciones médicas que las ponen en especial riesgo de contraer COVID-19. Según declaraciones recogidas por Amnistía Internacional, a pesar de que algunos detenidos han presentado síntomas que podrían ser compatibles con el virus, las pruebas son prácticamente inexistentes, al igual que el tratamiento médico y la atención sanitaria.

Incluso después de salir de prisión, su situación no mejora significativamente. Los activistas liberados y sus familias informan que el nivel de acoso que experimentan tras su regreso a casa es tal que les impide realizar sus actividades cotidianas, como trabajar o estudiar, y que continuar con su activismo conlleva un alto riesgo para su vida y libertad.

Los tipos de acoso han incluido controles excesivos por parte de funcionarios de inmigración y policía en las fronteras con los países vecinos, una fuerte presencia policial en eventos religiosos, vigilancia continua de sus hogares por parte de agentes de policía, arrestos, agresiones físicas, amenazas verbales directas de los agentes de policía, sus hogares ser embadurnados con amenazas y agredidos, y daños a sus pertenencias y medios de vida.

En diciembre de 2020, las organizaciones locales estimaron que 31 personas que habían sido liberadas fueron arrestadas y detenidas nuevamente por ejercer sus derechos.

Periodistas y defensores de derechos humanos viven en un entorno de hostigamiento permanente por parte de las autoridades. Para muchos, esto incluye la cancelación de su registro legal, la incautación de sus bienes y, recientemente, la destrucción de sus locales. Además, en octubre de 2020 el estado inició un proceso para aprobar un paquete de leyes que atentan contra el ejercicio de los derechos humanos, incluido el derecho a la libertad de asociación y libertad de expresión.

“Lo que están aprobando son instrumentos de represión para legalizar todos los ataques que, durante mucho tiempo, se han cometido contra los derechos humanos”, dijo a Amnistía Internacional Vilma Núñez, defensora de derechos humanos del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

Las constantes amenazas y hostigamientos han provocado que cientos de miles de personas, incluidos periodistas y defensores de los derechos humanos, huyan a otros países para salvaguardar su libertad y sus vidas. “Las opciones eran: la cárcel, el cementerio o el exilio”, dijo a Amnistía Internacional Gonzalo Carrión, un defensor de derechos humanos que ahora vive fuera de Nicaragua.

Los defensores de los derechos humanos temen que lo peor esté por venir. Sostienen que, en el período previo a las elecciones presidenciales de noviembre de 2021, las violaciones de derechos humanos, que no han cesado, se intensificarán a medida que el gobierno busca silenciar cualquier forma de oposición o crítica.

“Hacer justicia en Nicaragua parece imposible. La comunidad internacional debe dar pasos decisivos para poner fin a la pesadilla que vive la población y actuar para brindar el pleno apoyo a todos aquellos que continúan luchando por una Nicaragua libre de represión. No dejaremos nuestro trabajo de exponer esto hasta que el gobierno de Nicaragua rinda cuentas por sus acciones y ponga fin a las violaciones de derechos humanos ”, dijo Erika Guevara-Rosas.


Nicaragua y la industria occidental de derechos humanos

El famoso fotomontaje de John Heartfield de una cabeza de col de periódico tenía la leyenda "¡Quien lee periódicos burgueses se vuelve ciego y sordo!" El título es aún más cierto ahora que el siglo XXI entra en su tercera década.

Los informes occidentales de todo tipo se filtran a través de los filtros de las clases de gestión intelectual dominadas por las empresas en todas las esferas: ciencia, derecho, cultura, medicina y finanzas, en los medios de comunicación nacionales y extranjeros, en organizaciones no gubernamentales y en agencias internacionales multilaterales. . Directa o indirectamente, cada área de la presentación de informes se ha ido moldeando cada vez más por la financiación empresarial.

Las clases gerenciales intelectuales occidentales generalmente han abandonado las normas y estándares fundamentales de información. Las organizaciones e instituciones occidentales que afirman ser responsables y transparentes no lo son, ni los órganos de la ONU ni las instituciones regionales como la Organización de los Estados Americanos, ni ninguna de las principales ONG internacionales. Prácticamente invariablemente, los informes de este tipo de agencias omiten sistemáticamente hechos inconvenientes para sus hallazgos [previstos], niega a los actores relevantes una oportunidad justa de defender sus argumentos y sistemáticamente evita la corroboración de sus hallazgos por fuentes genuinamente independientes.

Esta crónica crisis informativa refleja la realidad de las relaciones de poder de clase en América del Norte y Europa. Como escribió Henry Wallace en el New York Times el 9 de abril de 1944: “El fascista estadounidense preferiría no usar la violencia. Su método es envenenar los canales de información pública ”. Los comentarios de Wallace prefiguraron la unión fascista del poder corporativo y gubernamental en América del Norte y Europa, que desde la época de la Guerra Fría ha manipulado con éxito a la opinión pública occidental en todos los temas de importancia internacional.

Los medios corporativos no son solo mentirosos habituales, sino mentirosos de la peor clase: venden al público una guerra constante.

Por lo tanto, las personas en Occidente generalmente continúan viéndose a sí mismas como moralmente superiores a las personas en el mundo mayoritario. Continúan hablando de sus países en América del Norte o la Unión Europea como democracias cuyos líderes tienen buenas intenciones, se preocupan por los mejores intereses de sus pueblos y, en general, buscan hacer el bien en el mundo. Cada pocos años, los electorados occidentales votan por qué sabor de fascismo prefieren, aparentemente sin saber que las dictaduras también tienen elecciones y luchas de liderazgo de élite.

Estos tres artículos, uno de principios de 2019 y dos del año pasado, junto con las referencias que lo acompañan, tratan el caso de Nicaragua y el fallido intento de golpe de 2018 como un ejemplo más de la crónica crisis informativa de Occidente. Es una crisis que, de la manera más antidemocrática, niega un relato veraz y justo de los acontecimientos a las personas en América del Norte y Europa.

La experiencia de Nicaragua refleja en gran medida el envenenamiento sistemático de las fuentes de información en Occidente en relación tanto con otros países como con otros contextos, de los cuales la persecución sádica de Julian Assange es quizás el más emblemático.

Si encuentra útil lo anterior, ¡transmítalo! ¡Conviértete en & # 8220influence multiplicador & # 8221!


ReliefWeb

Archivos adjuntos

Consejo de derechos humanos
46º período de sesiones
22 de febrero y 19 de marzo de 2021
Punto 2 del orden del día
Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos e informes de la Oficina del Alto Comisionado y el Secretario General

El presente informe, presentado de conformidad con la resolución 43/2 del Consejo de Derechos Humanos, ofrece un panorama general de la situación de los derechos humanos en Nicaragua desde el 1 de agosto de 2019 hasta el 31 de diciembre de 2020. Se centra en las crecientes restricciones del espacio cívico y la impunidad persistente por las violaciones de derechos humanos cometidas en relación con las protestas de 2018. También destaca el impacto de la pandemia de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) y los huracanes en los derechos humanos. El informe incluye recomendaciones que complementan las formuladas en el informe anterior del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de los derechos humanos en Nicaragua (A / HRC / 42/18).

I. Introducción

El presente informe, presentado de conformidad con la resolución 43/2 del Consejo de Derechos Humanos, ofrece un panorama general de la situación de los derechos humanos en Nicaragua desde el 1 de agosto de 2019 hasta el 31 de diciembre de 2020.

El informe se basa en información recopilada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en Nicaragua, así como en Costa Rica, Panamá y otros países, incluso a través de entrevistas en persona y a distancia. Durante el período que abarca el informe, el ACNUDH realizó 208 entrevistas con víctimas y testigos de violaciones de derechos humanos y otras fuentes, incluidos abogados, periodistas y profesionales de la salud (121 hombres y 87 mujeres). También celebró 232 reuniones con una amplia gama de partes interesadas, incluido el Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, miembros de la sociedad civil y representantes de la comunidad internacional. El ACNUDH analizó documentos, videos, fotografías e informes de fuente abierta de fuentes gubernamentales y no gubernamentales.

El ACNUDH envió 37 comunicaciones al Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, solicitando información detallada sobre denuncias de violaciones de derechos humanos. El Gobierno respondió a 17 de ellos, incluido un cuestionario enviado por la Oficina con miras a preparar la actualización oral de la Alta Comisionada al Consejo de Derechos Humanos, presentado el 27 de febrero de 2020. El ACNUDH tuvo en cuenta estas respuestas en su análisis de la situación . Lamentablemente, desde el 12 de junio de 2020, el Gobierno ha dejado de responder a las comunicaciones del ACNUDH. En varias ocasiones ACNUDH continuó solicitando acceso al país y reiteró su disponibilidad para brindar asistencia técnica, pero no recibió respuesta.

En línea con su metodología de seguimiento, el ACNUDH verificó la información recopilada con diferentes fuentes, evaluó su credibilidad mediante la aplicación de la debida diligencia y evaluó la información a la luz del derecho internacional de los derechos humanos aplicable a Nicaragua y la legislación nacional pertinente. La información analizada y verificada por el ACNUDH sigue proporcionando motivos razonables para creer que los hechos documentados tuvieron lugar y apuntan a patrones constantes de violaciones de derechos humanos, como se describe en el presente informe.


Problemas de derechos humanos en Nicaragua

La historia de los derechos humanos en Nicaragua es principalmente una de fosas comunes, paralela a su legado de conquista (siglos XVI-XVII), colonialismo (siglos XVIII-XIX), gobiernos tiránicos (siglo XIX), dictaduras y guerra civil (mediados a finales del siglo XX). Después de las elecciones de 1990 y los acuerdos de paz, el gobierno comenzó a desmantelar las minas terrestres y comenzó un proceso de desarme voluntario cuando miles de soldados y guerrilleros entregaron sus armas. "Para 1993, el Ejército Popular Sandinista (EPS) de 80.000 efectivos se redujo a 15.000 y para 1997 se redujo aún más a 12.000" (Shelton, et al, 2001).

Haga clic aquí para ver las oportunidades de pasantías / voluntariado en derechos humanos en Nicaragua
No es de extrañar que los abusos actuales contra los derechos humanos se deriven en gran medida de las secuelas de la guerra. Sin habilidades laborales, sin trabajo y sin tierra para los soldados que regresaban, la desesperación se apoderó de ellos y resultó en una miríada de síntomas, desde el tráfico de drogas hasta la violencia doméstica sin fin. Investigadores de un estudio de caso de desmilitarización en Nicaragua señalan que:

". Más del 60% de los ex soldados eran menores de 25 años y habían estado luchando durante un promedio de cinco a diez años. Claramente no habían aprendido ninguna otra habilidad, aparte de las requeridas para el combate. [Otro] problema central con La reintegración era la cuestión de la tierra. Históricamente la tierra ha sido disputada en Nicaragua y quedó sin resolver después de la desmilitarización. A muchos soldados desmilitarizados se les prometió tierras que nunca recibieron y, al mismo tiempo, los ciudadanos que no habían participado en el conflicto sintieron que los soldados estaban siendo compensaron en exceso a sus expensas. Otro problema grave en el reasentamiento de tierras en las zonas rurales fue la presencia de minas terrestres. Se plantaron más de 100.000 minas terrestres en Nicaragua y todavía hoy siguen incapacitando a muchas personas. Sin un registro de dónde se plantaron las minas, es difícil para el gobierno para proporcionar nuevas tierras seguras "(Shelton, et al, 2001).

Los problemas de derechos humanos más graves y prevalentes en la actualidad se refieren a la violencia intrafamiliar grave, el trabajo infantil y el trabajo infantil, y la discriminación contra los pueblos indígenas, principalmente en lo que respecta a los derechos sobre la tierra.

Violencia intrafamiliar
La violencia contra la mujer sigue siendo un problema diario y potencialmente mortal. La Policía Nacional informó que 77 mujeres habían sido asesinadas durante 2003 y durante el primer trimestre de 2004, y que sólo en un distrito policial se recibieron 164 denuncias de violencia intrafamiliar. En julio, el Ministro de Salud afirmó que el 95 por ciento de las violaciones en Nicaragua ocurren dentro del hogar.
Y sólo a partir de este año, según informes de prensa, 25 mujeres y niñas fueron asesinadas entre enero y agosto como resultado de violencia intrafamiliar o sexual ”(Amnistía Internacional, 2006).

Labor
En Nicaragua, 12 zonas francas emplean a casi 45.000 personas, en su mayoría confeccionando ropa. De las 50 empresas que operan en estas zonas, casi todas son empresas estadounidenses, taiwanesas o coreanas. Dado que Haití es el único país del hemisferio con mano de obra más barata que Nicaragua, las corporaciones multinacionales hacen uso de la mano de obra barata en condiciones discutibles.La controversia rodea las inmensas ganancias generadas por estas zonas francas y los salarios pagados a los trabajadores que soportan largas jornadas y tienen poco control sobre su entorno laboral.

En 1999, el Movimiento de Mujeres sin fines de lucro María Elena Cuadra (MEC) realizó un estudio de la demografía y las condiciones laborales en las Zonas Francas de Nicaragua (ZF). El estudio encontró que el 80% de todos los trabajadores de las FTZ son mujeres, de las cuales el 85% son menores de 26 años y el 70% son madres solteras. Estas madres tienen un promedio familiar de 4 hijos. Los trabajadores informaron horas agotadoras (con frecuencia 12 horas o más al día), sin seguro médico y prácticamente sin cuidado de niños, pocas precauciones ambientales o de salud (como proporcionar máscaras) y una incidencia del 50% de abuso físico o verbal por parte de los supervisores, junto con 31% de incidencia de abuso sexual.

Como alternativa, la cooperativa de ropa de propiedad de los trabajadores Nueva Vida en Ciudad Sandino, Nicaragua es un gran ejemplo de mejores prácticas. Anunciada como la primera "zona de libre comercio propiedad de los trabajadores", la cooperativa, compuesta principalmente por mujeres, promueve el desarrollo de capacidades, la transparencia financiera y la rendición de cuentas, la equidad de género, el comercio justo y las condiciones laborales justas.

Derechos Indígenas
Birgitte Fiering, del Grupo de Derechos de las Minorías, resumió la situación entre los derechos de los pueblos indígenas y la apropiación de tierras por parte del gobierno:

"La Constitución de Nicaragua reconoce la multiétnica del país, integrado por garífunas, mayangnas (sumos), mestizos, misquitos y ramas. Existe una contradicción inherente en la legislación nicaragüense, que por un lado reconoce los derechos territoriales de las comunidades, y por el otro, estipula que los recursos naturales pertenecen al Estado, que puede explotar estos recursos siempre que sea de 'interés nacional'. Además, la ley favorece a las empresas privadas. La Ley Forestal, por ejemplo, establece que los pueblos indígenas no pueden hacer uso de recursos forestales sin un plan de manejo elaborado por un experto (para el cual no tienen recursos) ".

Tanto la Corte Interamericana de Derechos Humanos regional como el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) han intervenido para abordar estos temas. Por ejemplo, "En junio de 2005, la Corte Interamericana de Derechos Humanos falló a favor del grupo indígena Yabti Tasba Masraka Nanih Asla Takanka (YATAMA), alegando que se había violado su derecho a las garantías judiciales, lo que provocó su exclusión de participar en las elecciones municipales de 2000 ”(Amnistía Internacional, 2006). La agregación de recursos institucionales y de base para garantizar los derechos es una necesidad desesperada para preservar la cultura indígena.

Derechos de las personas LGBT
En 1991, Nicaragua aprobó el "Artículo 204", una ley contra la sodomía que tipificó como delito las relaciones entre lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT). Según los informes, la comunidad LGBT no pudo presentar denuncias y fue sometida a detención arbitraria y abuso de autoridad por parte de agentes de policía. Como nota alentadora, el segundo Festival Cultural Nicaragüense por la diversidad sexual y los derechos humanos (Festival Cultural Nicaragüense por la Diversidad Sexual y los Derechos Humanos) se llevó a cabo del 22 al 28 de junio de 2006 en varias ciudades de Nicaragua. Este movimiento de base exhibe una fuerza poderosa motivada por la gente para transformar leyes y puntos de vista culturales estrechos.

FSD apoya los esfuerzos de derechos humanos impulsados ​​por la comunidad en cada una de las áreas descritas anteriormente. Al trabajar en proyectos que las comunidades locales determinaron como críticos, los pasantes y voluntarios aprenden sobre cuestiones de derechos humanos desde la perspectiva de las personas afectadas. Se aplican soluciones que abordan legalmente las violaciones de derechos y educan a las poblaciones vulnerables hacia la acción directa y el empoderamiento.


Ver el vídeo: Avances en Nicaragua en función de los derechos humanos de las mujeres. 0403-2016 (Agosto 2022).