Interesante

Economía de Malasia - Historia

Economía de Malasia - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

MALASIA

PIB: $ 308.8 mil millones.
Tasa de crecimiento del PIB real anual: 5,5%.
Ingreso per cápita (PIB): $ 12,700.

Presupuesto: Ingresos .............. $ 31.63 mil millones
Gastos ... $ 37 mil millones

Cultivos principales: Malasia peninsular: caucho, aceite de palma, arroz; Sabah: cultivos de subsistencia, caucho, madera, cocos, arroz; Sarawak: caucho, pimienta; madera.

Recursos naturales: estaño, petróleo, madera, cobre, mineral de hierro, gas natural, bauxita. Industrias principales: procesamiento y fabricación de caucho y palma de aceite, industria de fabricación ligera, electrónica, minería y fundición de estaño,
tala y procesamiento de madera; Sabah: explotación forestal, producción de petróleo; Sarawak: procesamiento agrícola, producción y refinación de petróleo, tala.

PNB NACIONAL
La economía de Malasia mantuvo su impulso de crecimiento del 5,2% en 2003, después de expandirse un 4,1% en 2002. En 2001, el PIB real creció un anémico 0,3% debido a las incertidumbres mundiales. La expansión mejor de lo esperado en 2003 fue impulsada principalmente por el sector manufacturero, en particular las industrias química y electrónica. La recuperación del sector electrónico mundial impulsó las exportaciones de Malasia a los EE. UU., El principal socio comercial e inversor de Malasia. El consenso entre los analistas del sector público y privado es que la economía seguirá creciendo al menos entre un 6,0% y un 6,5% en 2004, gracias a la fuerte demanda interna y el crecimiento mundial en los principales países y economías regionales, pero con reservas sobre los altos precios del petróleo. Aunque Malasia es un exportador neto de petróleo, el alza significativa y rápida de los precios del petróleo ha aumentado la carga del gobierno sobre los subsidios petroleros a los consumidores nacionales. El gobierno ha mantenido el ringgit malasio vinculado a un tipo de cambio de RM3,8 / US $ 1,0 desde septiembre de 1998.

Malasia sigue siendo un importante socio comercial de Estados Unidos. En 2003, el comercio bilateral entre Estados Unidos y Malasia ascendió a 36.400 millones de dólares EE.UU. Las exportaciones estadounidenses a Malasia fueron de $ 10,9 mil millones y las importaciones estadounidenses desde Malasia fueron de $ 25,4 mil millones en ese año. Malasia fue el décimo socio comercial más grande de los Estados Unidos y su decimosexto mercado de exportación más grande. Durante los primeros 6 meses de 2004, las exportaciones estadounidenses a Malasia totalizaron $ 5.5 mil millones, mientras que Estados Unidos importó $ 13 mil millones de Malasia.

Malasia se desarrolló con éxito de una economía basada en productos básicos a una centrada en la fabricación. Hoy, el Gobierno de Malasia busca dar el salto a una economía basada en el conocimiento. En el momento de la independencia, Malasia heredó una economía dominada por dos productos básicos: el caucho y el estaño. En los 40 años siguientes, el historial económico de Malasia había sido uno de los mejores de Asia. Desde principios de la década de 1980 hasta mediados de la de 1990, la economía experimentó un período de amplia diversificación y crecimiento rápido sostenido con un promedio de casi el 8% anual. Las nuevas inversiones extranjeras y nacionales desempeñaron un papel importante en la transformación de la economía de Malasia. La manufactura creció del 13,9% del PIB en 1970 al 30,9% en 2003, mientras que la agricultura y la minería, que en conjunto representaban el 42,7% del PIB en 1970, descendieron al 8,4% y al 7,2%, respectivamente, en 2003. Malasia es uno de los Los mayores exportadores mundiales de dispositivos semiconductores, productos eléctricos y electrodomésticos, y el gobierno tiene planes ambiciosos para convertir a Malasia en un productor y desarrollador líder de productos de alta tecnología, incluido el software. Malasia es un destino importante para la subcontratación después de China e India.

El Gobierno de Malasia fomenta la Inversión Extranjera Directa (IED) y Estados Unidos sigue siendo una de las mayores fuentes de nuevas inversiones en Malasia. En 2003, el gobierno de Malasia aprobó 574 millones de dólares estadounidenses en nuevas inversiones en fabricación por parte de empresas estadounidenses, la mayor parte en los sectores de la electrónica y la electricidad. El valor acumulado de la inversión privada estadounidense en Malasia supera los 20.000 millones de dólares, el 60% de los cuales se encuentra en los sectores de petróleo y gas y petroquímica y el resto en la fabricación, especialmente semiconductores y otros productos electrónicos, según una encuesta de la Cámara de Comercio Estadounidense de 2003.

El Gobierno de Malasia ha desempeñado un papel activo en la orientación del desarrollo económico de la nación. La Nueva Política Económica de Malasia (NEP), establecida por primera vez en 1971, buscaba erradicar la pobreza y terminar con la identificación de la función económica con la etnia. En particular, fue diseñado para mejorar la posición económica de los malayos étnicos y otros pueblos indígenas (conocidos colectivamente como "bumiputeras" en Bahasa Malasia). El rápido crecimiento a mediados de la década de 1990 hizo posible expandir la participación de la economía para las bumiputeras sin reducir los logros económicos de otros grupos. Un objetivo controvertido de la NEP fue alterar el patrón de propiedad de acciones corporativas en Malasia, con el gobierno proporcionando fondos para comprar acciones de propiedad extranjera en nombre de la población bumiputera. En junio de 1991, después de la expiración de la NEP, el gobierno dio a conocer su Política Nacional de Desarrollo, que contenía muchos de los objetivos de la NEP, aunque sin objetivos de equidad y cronogramas específicos. En abril de 2001, el gobierno publicó un nuevo plan, la "Política de Visión Nacional", para guiar el desarrollo durante el período 2001-10. La Política de Visión Nacional tiene como objetivo la educación para los aumentos presupuestarios y busca reorientar la economía hacia la producción de tecnología superior. En 2004, el gobierno anunció planes para renovar las corporaciones vinculadas al gobierno (GLC) con el objetivo de mejorar el desempeño y reducir gradualmente las participaciones del estado en ellas.


Visión general

Desde que obtuvo la independencia en 1957, Malasia ha diversificado con éxito su economía de una que inicialmente se basaba en la agricultura y los productos básicos, a una que ahora alberga sectores sólidos de fabricación y servicios, que han impulsado al país a convertirse en un exportador líder de electrodomésticos. partes y componentes.

Malasia es una de las economías más abiertas del mundo, con una relación comercio / PIB de más del 130% en promedio desde 2010. La apertura al comercio y la inversión ha sido fundamental para la creación de empleo y el crecimiento de los ingresos, con alrededor del 40% de los puestos de trabajo en Malasia vinculados a la exportación. ocupaciones. Después de la crisis financiera asiática de 1997-1998, la economía de Malasia ha tenido una trayectoria ascendente, con un crecimiento promedio del 5,4% desde 2010, y se espera que logre su transición de una economía de ingresos medianos altos a una economía de ingresos altos para 2024.

Sin embargo, la pandemia de COVID-19 (coronavirus) ha tenido un impacto económico importante en Malasia, particularmente en los hogares vulnerables. Habiendo revisado su línea de pobreza nacional en julio de 2020, el 5,6% de los hogares de Malasia viven actualmente en la pobreza absoluta. El Gobierno se centra en abordar el bienestar del 40% más pobre de la población (“los 40 más pobres”). Este grupo de bajos ingresos sigue siendo particularmente vulnerable a las conmociones económicas, así como a los aumentos en el costo de vida y las crecientes obligaciones financieras.

La desigualdad de ingresos en Malasia sigue siendo alta en relación con otros países de Asia oriental, pero está disminuyendo gradualmente. Si bien el crecimiento de los ingresos de los 40 más pobres ha superado al de los 60 primeros durante gran parte de la última década, la brecha absoluta entre los grupos de ingresos ha aumentado, lo que contribuye a la percepción generalizada de que los pobres se quedan atrás. Tras la eliminación de los subsidios de base amplia, el Gobierno se ha movido gradualmente hacia medidas más específicas para apoyar a los pobres y vulnerables, principalmente en forma de transferencias de efectivo a hogares de bajos ingresos.

Las perspectivas económicas a corto plazo de Malasia dependerán más de lo habitual de las medidas gubernamentales para sostener la actividad del sector privado, ya que el impacto de COVID-19 reduce el crecimiento impulsado por las exportaciones y un espacio fiscal reducido limita la expansión impulsada por la inversión pública. A más largo plazo, a medida que Malasia converja con economías de altos ingresos, el crecimiento incremental dependerá menos de la acumulación de factores y más del aumento de la productividad para sostener un mayor crecimiento potencial. Aunque significativo, el crecimiento de la productividad de Malasia durante los últimos 25 años ha sido inferior al de varios comparadores mundiales y regionales. Los esfuerzos de reforma en curso para abordar las principales limitaciones estructurales serán vitales para apoyar y sostener la senda de desarrollo de Malasia.

Según el Índice de Capital Humano del Banco Mundial, Malasia ocupa el puesto 55 entre 157 países. Para realizar plenamente su potencial humano y cumplir la aspiración del país de alcanzar la condición de país desarrollado y de altos ingresos, Malasia deberá seguir avanzando en los resultados de la educación, la salud y la nutrición y la protección social. Las áreas prioritarias clave incluyen mejorar la calidad de la educación para mejorar los resultados del aprendizaje, repensar las intervenciones nutricionales para reducir el retraso en el crecimiento infantil y brindar una protección social adecuada para las inversiones de los hogares en la formación de capital humano.

Como país de ingresos medianos altos, Malasia contribuye al desarrollo de los países de ingresos bajos y medianos y se beneficia de la experiencia mundial en su propio viaje hacia el estatus de nación desarrollada y de ingresos altos.

El Centro de crecimiento inclusivo y finanzas sostenibles del Grupo del Banco Mundial en Malasia (el Centro) actúa como socio del país y su gente en el desarrollo e implementación de soluciones de desarrollo global.

El Hub se basa en el conocimiento global para desbloquear aún más el potencial de Malasia, cataliza el conocimiento, la investigación y la aplicación para generar impacto y comparte la experiencia de desarrollo de Malasia para la agenda de desarrollo global.

Este trabajo del Eje en su segunda fase de operación de 2020-25 se centra en tres áreas temáticas:

  1. Apoyando el crecimiento inclusivo - Los equipos centrales llevarán a cabo trabajos de investigación y políticas en las áreas de macroeconomía, inclusión, competitividad y desarrollo humano para promover resultados de crecimiento inclusivo en Malasia y otros países.
  2. Promoción de las finanzas sostenibles y las finanzas inclusivas - El trabajo de análisis, asesoría e investigación del Hub tendrá como objetivo impulsar el desarrollo del sector financiero en Malasia y otros países mediante la promoción de soluciones financieras islámicas y sostenibles y el fortalecimiento de la inclusión financiera y los resultados de resiliencia.
  3. Mejora de la buena gobernanza - El programa de trabajo del Hub se centrará en mejorar la gobernanza y los resultados de la gestión del sector público a medida que Malasia pasa al estado de nación desarrollada y de altos ingresos y en compartir lecciones de desarrollo impactantes con otros países que buscan emprender viajes de desarrollo similares.

Al cubrir estas tres amplias áreas temáticas, el programa de trabajo general del Hub consistirá, en diversos grados, en componentes relacionados con el conocimiento y la investigación, así como en actividades de entrada y salida.

El Grupo del Banco Mundial, a través de su Centro de Crecimiento Inclusivo y Finanzas Sostenibles en Malasia, se compromete a apoyar al Gobierno de Malasia y a su pueblo para implementar reformas y lograr sus aspiraciones hacia una nación desarrollada e inclusiva. Los aspectos más destacados de los últimos cinco años incluyen las siguientes áreas:

Involucrar al gobierno y al sector privado en reformas de políticas que tengan:

  • Mayor competencia, precios reducidos y mayores velocidades para Internet de banda ancha a través de nuevos análisis e investigaciones sobre la economía digital de Malasia.
  • Estableció una nueva clase de activos para el mundo con el Green Sukuk, un bono verde islámico, iniciado en Malasia por Bank Negara Malaysia (BNM) y la Comisión de Valores con el apoyo del Grupo del Banco Mundial.
  • Desarrollo de una "taxonomía verde para las finanzas sostenibles" con Bank Negara Malaysia, que ayudará al sector financiero malasio a clasificar las actividades económicas de forma transparente y coherente. A partir de esta experiencia, el Grupo del Banco Mundial publicó un documento de Orientación Global para ayudar a otros países a desarrollar sus propias taxonomías verdes.
  • Reducción de los costos de hacer negocios en Malasia, a través del apoyo de asesoría y talleres brindados al grupo de trabajo especial de PEMUDAH para facilitar los negocios.
  • Modernizó el marco de impuestos indirectos de Malasia con la extensión del impuesto sobre las ventas y los servicios para incluir las transiciones digitales y ayudó a que el marco de los impuestos directos fuera más progresivo con la introducción de una nueva tasa máxima de impuesto sobre la renta de las personas físicas, a través del asesoramiento brindado al Ministerio de Finanzas.
  • Aumento de las inversiones en el cuidado de los niños mediante una asignación adicional de aproximadamente 7 millones de dólares estadounidenses y mayores incentivos para que los empleadores y los empleados fomenten la participación de la mujer en la fuerza laboral, a través de un compromiso estrecho con el gobierno basado en el informe Rompiendo barreras: Hacia mejores oportunidades económicas para las mujeres en Malasia.
  • Realizó numerosas sesiones de desarrollo de capacidades, en particular talleres de modelado macroeconométrico para el Ministerio de Finanzas, talleres técnicos sobre el modelo de crecimiento a largo plazo para economistas y formuladores de políticas en el gobierno, y seminarios con el mundo académico para construir una comunidad sólida de formuladores de políticas.

Ayudar a promover las actividades de intercambio de conocimientos Sur-Sur y fortalecer las capacidades de los gobiernos, los organismos públicos, el sector privado y el mundo académico:

  • Malaysia Hub organizó y acogió más de 70 intercambios de conocimientos y aprendizaje de más de 50 economías de bajos ingresos y en desarrollo de África, Asia, Europa del Este, América Latina y el Caribe. Algunos ejemplos incluyen:
    • Delegados del Banco de la Reserva de Zimbabwe visitan la Compañía de Garantía de Crédito de Malasia para aprender cómo establecer un esquema de garantía para pequeñas y medianas empresas (PYME). Esto es parte de la implementación de la Estrategia de Inclusión Financiera de Zimbabwe 2016-2020.
    • En 2017, la delegación del Ministerio de Finanzas y Planificación de Tanzania llegó a comprender el plan maestro de pymes de Malasia, los programas financieros y la política de apoyo, la estrategia e implementación de inclusión financiera y la regulación de FinTech.

    Actuando como convocante global y regional para Malasia sobre temas económicos y de desarrollo:


    Descripción general de la economía de Malasia

    Malasia tenía un PIB por PPA de $ 815,6 mil millones y un PIB nominal de 296,2 mil millones en 2015. El país registró una tasa de crecimiento del PIB del 5,0% en 2015. En 2015, el PIB per cápita por PPA de Malasia se estimó en $ 26,300.20 mientras que el PIB nominal per cápita se mantuvo a $ 9,776.206. En 2014, el sector de servicios contribuyó con el 56,2%, mientras que los sectores de la industria y la agricultura contribuyeron con el 36,8% y el 7,1%, respectivamente. En 2015, Malasia experimentó una tasa de inflación del 3,0%, mientras que el 1% de su población vivía por debajo del umbral de pobreza. La tasa de desempleo del país en 2014 fue del 3,1% y ocupó el puesto 18 en lo que respecta a la facilidad para hacer negocios. La fuerza laboral de Malasia se estimó en 14,4 millones en 2014 y 2012 y se distribuyó en los diversos sectores de la siguiente manera: servicios 53,5%, industria 36% y agricultura 11,1%. Las inversiones extranjeras del país se valoraron en 94,5 mil millones de dólares en 2015, mientras que los ingresos y gastos del estado se valoraron en 65,72 mil millones de dólares y 79,4 mil millones de dólares, respectivamente, en 2013.


    An Economic History of Malaysia, c.1800-1990: The Transition to Modern Economic Growth

    John H. Drabble, An Economic History of Malaysia, c.1800-1990: The Transition to Modern Economic Growth. Londres: Macmillan Press y Nueva York: St. Martin & # 8217s Press, 2000. xxiii + 320 pp. $ 75 (tela), ISBN: 0-312-23077-X.

    Revisado para EH.NET por Charles Hirschman, Departamento de Sociología, Universidad de Washington.

    Malasia es uno de los NIC & # 8217 de segundo nivel (países recientemente industrializados), cuya identidad e historia son menos conocidas que casi cualquier otro país del este o sudeste asiático. Quizás la combinación de una población relativamente pequeña (menos de 25 millones), una geografía peculiar (principalmente en el continente del sudeste asiático, pero también parcialmente en la isla de Borneo) y la falta de crisis políticas han mantenido a Malasia fuera de las portadas. de la mayoría de las publicaciones internacionales y por debajo del nivel de conciencia popular. Sin embargo, el desarrollo de la Malasia moderna es un caso fascinante con una historia dramática que desafía muchos modelos convencionales de desarrollo nacional. ¿Cómo una zona fronteriza, incluso dentro de su propia región, se convirtió en uno de los premios económicos clave del imperio colonial británico? ¿Cómo se las han arreglado las comunidades étnicas profundamente divididas de Malasia para evitar una ruptura comunitaria después del estallido de los disturbios étnicos de 1969? ¿Cómo una economía colonial, casi completamente dependiente de las exportaciones de materias primas, se convirtió en una economía diversificada y de rápido crecimiento en la era post-independiente?

    Los estudiantes y académicos interesados ​​en estas preguntas encontrarán un recurso importante en An Economic History of Malaysia, c.1800-1990: The Transition to Modern Economic Growth por John H. Drabble. Este volumen es parte de una serie sobre la Historia Económica Moderna del Sudeste Asiático, patrocinada por la Escuela de Investigación de Estudios Asiáticos y del Pacífico de la Universidad Nacional de Australia. John Drabble, actualmente investigador asociado honorario de la Universidad de Sydney, es el autor de los trabajos clásicos sobre el desarrollo de la industria del caucho malaya. Este ambicioso trabajo, que se extiende a lo largo de casi dos siglos, será el estándar por el cual se juzgarán los estudios futuros de la historia económica de Malasia.

    Una de las características notables del estudio de Drabble & # 8217 es un esfuerzo en gran medida exitoso para integrar el análisis de Sabah y Sarawak, los dos estados de Malasia en la isla de Borneo, con el de Malasia peninsular (antes Malaya). Mientras Gran Bretaña se deshacía de los últimos vestigios de su imperio a principios de la década de 1960, Malaya se transformó en Malasia con la incorporación de Sabah, Sarawak y Singapur. Singapur dejó la federación y se convirtió en un país independiente en 1965, y el proyecto para integrar Malasia peninsular con Sabah y Sarawak ha sido un desafío político y económico continuo. En la mayoría de los estudios sobre Malasia, Sabah y Sarawak rara vez se mencionan y generalmente se consideran alejados de las principales corrientes de la historia y la actualidad de Malasia. El intento de Drabble & # 8217 de cubrir la historia económica de todo el país es digno de mención.

    En el transcurso de unas pocas décadas a principios del siglo XX, la Malaya británica se transformó de un remanso colonial a la mayor fuente de ingresos en dólares del imperio. Después de décadas de probar un cultivo de plantación tras otro sin mucho éxito a fines del siglo XIX, Malaya ganó el premio gordo con los árboles de caucho a principios del siglo XX. En 1929, la Malaya británica alcanzó el PIB per cápita más alto de cualquier país (o territorio) de Asia (p. 113). El desarrollo de la industria del automóvil en los países industriales, especialmente en los Estados Unidos, creó una demanda casi insaciable de neumáticos, que se fabricaban con caucho de la Malaya colonial. Aunque la dependencia de cualquier producto primario de exportación crea un ciclo de auge y caída, la industria del caucho, combinada con la expansión de la industria minera del estaño, convirtió a Malasia en una de las economías más prósperas del mundo colonial.

    Incluso antes del auge del caucho, el sistema colonial se estabilizó con la política británica de otorgar pensiones a la clase dominante malaya a cambio de su retirada de la gobernanza política y económica, a excepción de los roles simbólicos que legitimaron el sistema colonial. Las enormes ganancias del caucho y el estaño hicieron posible una medida del progreso social a pesar de muchos problemas emergentes del período colonial (auges y caídas, incluida la Gran Depresión). Incluso si la mayoría de los beneficios de la prosperidad colonial fueran repatriados a las cuentas metropolitanas, hubo suficiente desbordamiento en la economía malaya como para crear una infraestructura física razonablemente buena, así como algunos elementos de un sistema educativo y servicio civil modernos (este no era el caso de Sarawak y Sabah). La principal consecuencia del período colonial fue la inmigración masiva de China e India con el fin de proporcionar mano de obra barata para la economía de exportación en expansión. El gobierno colonial inicialmente asumió que todos los chinos e indios eran extranjeros que eventualmente regresarían a sus países de origen. Durante la mayor parte de la era colonial, las tensiones latentes de la & # 8220 sociedad plural & # 8221 se mantuvieron en gran medida bajo control a través de la segregación institucional y geográfica.

    El mundo colonial quedó destrozado para siempre por la rápida conquista japonesa del sudeste asiático en las primeras semanas de la Guerra del Pacífico. Después del final de la Segunda Guerra Mundial, el régimen colonial británico regresó durante doce años inestables, pero un nuevo entorno internacional y un nacionalismo resurgente pusieron al colonialismo a la defensiva. Hubo una transición pacífica a la independencia de Malaya en 1957 cuando la amenaza de inestabilidad política disminuyó con la derrota de una insurgencia guerrillera comunista (conocida como & # 8220Emergency & # 8221) y se llevaron a cabo elecciones locales exitosas a mediados de la década de 1950. Estos eventos allanaron el camino para la formación de la federación de Malasia en 1963.

    La Malasia independiente ha resistido muchas tormentas económicas y políticas durante las últimas cuatro décadas. En las décadas de 1950 y 1960, la economía de exportación tradicional se renovó con un programa muy exitoso de replantación de plantaciones de caucho y pequeñas propiedades con variedades más productivas de árboles de caucho. A pesar de la caída de los precios mundiales, la industria del caucho natural ha podido seguir siendo competitiva con el caucho sintético. La economía de exportación se reactivó nuevamente en las décadas de 1960 y 1970 cuando Malasia se convirtió en el mayor productor mundial de palma aceitera. La fuente más importante de crecimiento económico de Malasia ha sido el desarrollo de una importante industria de petróleo y gas natural en los años setenta y ochenta. También ha habido avances importantes en la manufactura, particularmente en la electrónica y los textiles, que generaron nuevos puestos de trabajo en el sector urbano. Aunque las tasas de crecimiento económico de la Malasia moderna no han sido iguales a las de las NIC de Asia oriental (Corea del Sur, Taiwán y Hong Kong), el crecimiento económico de Malasia se disparó entre un cinco y un siete por ciento anual desde principios de los sesenta hasta finales de los noventa. . La tasa de crecimiento sostenida en estos niveles ha reducido la brecha económica con el mundo industrializado y, si se continúa durante algunas décadas, la eliminará por completo.

    El principal desafío para la Malasia moderna ha sido crear una nación común entre los principales grupos étnicos que están profundamente divididos a lo largo de líneas económicas, sociales, culturales y religiosas. Hubo importantes disturbios étnicos en Kuala Lumpur en 1969, y las tensiones étnicas se encuentran justo debajo de la superficie de la vida cotidiana. Aunque hay pocos signos de integración étnica, la ausencia de violencia étnica en las últimas décadas es un logro de considerable importancia. Las contribuciones relativas de la prosperidad, las políticas gubernamentales o simplemente la buena suerte al mantenimiento de la tolerancia interétnica es un tema muy debatido tanto por los académicos como por los ciudadanos malasios.

    Uno de los temas más controvertidos en los debates económicos de Malasia ha sido el papel del gobierno en la economía posterior a la independencia. Drabble registra la mala gestión de muchas empresas gubernamentales en los años setenta y ochenta, así como políticas gubernamentales cuestionables para subsidiar industrias pesadas a gran escala para un mercado interno relativamente pequeño. La Nueva Política Económica (de 1970 a 1990) tenía la intención de reducir la brecha económica étnica y reducir la pobreza, pero también ha creado una clase rentista malaya basada en el patrocinio político y gubernamental. A pesar de todos estos problemas, el gobierno ha seguido invirtiendo fuertemente en infraestructura física y también en educación y salud. Y la economía de Malasia ha seguido creciendo a través de todos estos altibajos. Quizás, la infusión de los ingresos petroleros ha sido suficiente para cubrir los errores económicos con lo suficiente para estimular el crecimiento económico.

    Aunque la idea de un campesinado próspero es un oxímoron, fue un ideal que generó un apoyo considerable en los círculos coloniales y poscoloniales que anunciaron a la comunidad rural malaya como la fuente de legitimidad del estado. En la década de 1960, el gobierno subsidió la producción de arroz con precios sostenidos y también realizó inversiones masivas en instalaciones de riego con la intención declarada de hacer que Malasia fuera autosuficiente en la producción de arroz. El objetivo de la autosuficiencia no se ha logrado y los productores de arroz malayos se han mantenido entre el segmento más pobre de la población. En las décadas de 1970 y 1980, los malayos rurales abandonaron cada vez más la agricultura para trasladarse a las ciudades en busca de mejores perspectivas económicas. Este desarrollo ha estimulado la migración de Indonesia a la economía rural de Malasia.

    Una de las principales fortalezas y debilidades del libro de John Drabble es su dependencia de fuentes secundarias. La bibliografía de fuentes, tanto malasias como internacionales, es verdaderamente completa y este volumen refleja una excelente síntesis de la mejor investigación disponible. Uno se pregunta, sin embargo, si hubiera sido posible reunir datos de series de tiempo más firmes o desarrollar interpretaciones más novedosas si el autor hubiera trabajado con más materiales primarios. Aunque este libro no resuelve todos los debates sobre la historia económica de Malasia, proporciona una base sólida para que todos los futuros estudiosos se basen en ella.

    Charles Hirschman es profesor de Boeing International en el Departamento de Sociología de la Universidad de Washington. Se ha desempeñado como presidente del Comité de Migración Internacional del Consejo de Investigación de Ciencias Sociales, presidente de la Sección de Migración Internacional de la Asociación Estadounidense de Sociología y presidente del Comité de Publicaciones de la Asociación de Población de América, y como miembro de la Comité Asesor de Inmigración de la Fundación Russell Sage. Ha sido miembro invitado en la Universidad de Malaya, la Universidad Nacional de Australia, el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias del Comportamiento, Stanford y la Fundación Russell Sage.


    Crecimiento económico de Malasia 1960-2021

    Los vínculos de retroceso de otros sitios web y blogs son el elemento vital de nuestro sitio y nuestra principal fuente de tráfico nuevo.

    Si utiliza nuestras imágenes de gráficos en su sitio o blog, le pedimos que proporcione una atribución a través de un enlace a esta página. A continuación, proporcionamos algunos ejemplos que puede copiar y pegar en su sitio:


    Vista previa del enlace Código HTML (haga clic para copiar)
    Crecimiento económico de Malasia 1960-2021
    Macrotendencias
    Fuente

    La exportación de su imagen ahora está completa. Compruebe su carpeta de descarga.


    Crecimiento económico de Malasia

    2015 2016 2017 2018 2019
    Población (millones)31.231.632.032.432.8
    PIB per cápita (USD)9,7249,5789,95211,07211,091
    PIB (miles de millones de USD)303303319359364
    Crecimiento económico (PIB, variación anual en%)5.14.45.84.84.3
    Consumo (variación anual en%)6.05.96.98.07.6
    Inversión (variación anual en%)3.62.66.11.4-2.1
    Producción industrial (variación anual en%)2.54.14.43.12.3
    Tasa de desempleo3.13.53.33.33.3
    Saldo fiscal (% del PIB)-3.2-3.1-2.9-3.7-3.4
    Deuda pública (% del PIB)53.651.950.151.252.5
    Dinero (variación anual en%)3.33.25.18.93.5
    Tasa de inflación (IPC, variación anual en%, fin de año)2.71.73.50.21.0
    Tasa de inflación (IPC, variación anual en%)2.12.13.81.00.7
    Inflación (IPP, variación anual en%)-7.5-1.16.7-1.1-1.4
    Tasa de interés de la política (%)3.253.003.003.253.00
    Bolsa de Valores (variación anual en%)-1.3-6.40.211.8-9.9
    Tipo de cambio (vs USD)4.294.494.054.134.09
    Tipo de cambio (vs USD, aop)3.914.144.304.044.14
    Cuenta corriente (% del PIB)3.02.42.82.23.4
    Saldo de la cuenta corriente (miles de millones de USD)9.17.28.98.012.3
    Balanza comercial (miles de millones de USD)23.221.223.030.733.2
    Exportaciones (miles de millones de dólares)199190218249238
    Importaciones (miles de millones de USD)176168195218205
    Exportaciones (variación anual en%)-14.9-4.914.814.3-4.2
    Importaciones (variación anual en%)-15.7-4.415.612.0-5.9
    Reservas internacionales (USD)95.394.5102101104
    Deuda externa (% del PIB)64.367.368.662.363.5

    Después de la "peor recesión" en la historia de Malasia, se espera una fuerte recuperación económica en 2021, predice la unidad de investigación de Fitch

    Se espera que Malasia registre una fuerte recuperación del crecimiento económico el próximo año. - Fotografía de Hari Anggara

    Síganos en Instagram y suscríbase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas actualizaciones.

    KUALA LUMPUR, 17 de agosto - Se espera que la recuperación económica de Malasia en la segunda mitad de este año sea gradual antes de recuperarse el próximo año, habiendo experimentado su "peor recesión" recientemente, dijo la unidad de investigación de Fitch Group.

    Fitch Solutions Country Risk and Industry Research explicaba por qué había decidido revisar su pronóstico de PIB real o crecimiento económico para Malasia en -4,5% para 2020, por debajo de las cifras anteriores de -2,8%. También revisó su pronóstico para 2021 para el PIB real de Malasia del 5,7 por ciento anterior a un 6,3 por ciento más positivo.

    Las razones clave para la revisión de las cifras de 2020 por parte de la unidad de investigación de Fitch incluyen la contracción del 17,1% del PIB real de Malasia en el segundo trimestre de 2020 o de abril a junio en comparación con el año anterior debido a las medidas de orden de control de movimiento (MCO), que la unidad describió como la "peor contracción en la historia de Malasia".

    También dijo que la perspectiva de -4.5 por ciento para el PIB real de Malasia se debe a una demanda interna y externa más débil pronosticada en la segunda mitad de 2020 en línea con las restricciones continuas esperadas sobre viajes y movimiento.

    Al mencionar la mayor contracción esperada en el gasto privado en un 2.0 por ciento en lugar de la contracción pronosticada del 0.8 por ciento anteriormente, la unidad de Fitch dijo en su informe sobre sus perspectivas para Malasia: “La severa recesión en el Q220, así como las continuas restricciones a las reuniones y los movimientos de personas seguirán pesando sobre el consumo privado a medida que los ingresos disponibles se reduzcan y los centros comerciales y los lugares de entretenimiento tengan menos tráfico.

    “Además, es probable que las restricciones de viaje se mantengan en gran medida vigentes, ya que es probable que las negociaciones para reabrir los viajes se limiten a los viajes de negocios esenciales en 2020, y los gobiernos de Asia en su mayoría adoptan un enfoque cauteloso al respecto.

    “Por lo tanto, Malasia aún no podrá contar con un retorno del turismo para ayudar a la recuperación, y este es un factor limitante severo, ya que el turismo es una parte clave de la economía, que representa el 11,5 por ciento del PIB (tanto en forma directa como indirecta). impacto) en 2019 ”, dijo.

    A nivel nacional, la unidad de investigación predice una recuperación más lenta de la formación bruta de capital fijo o las inversiones, ya que las empresas locales seguirán sin liquidez durante este año debido a problemas de flujo de caja, al tiempo que señala que es poco probable que el consumo del gobierno recupere la holgura de la demanda interna debido a restricciones fiscales. y un paquete de gastos relativamente modesto anunciado en marzo.

    También se espera que la recuperación económica de Malasia para el segundo semestre de este año sea más lenta, debido a la esperada recuperación económica más débil en sus socios comerciales clave, dijo la unidad de Fitch.

    Pero Fitch Solutions Country Risk and Industry Research también esperaba que la actividad económica en Malasia se recuperara nuevamente durante la segunda mitad de 2020, en línea con la relajación de las medidas de MCO que se espera que se atenúen aún más en los próximos meses.

    “Al igual que en otras economías asiáticas como Singapur, creemos que lo peor ha pasado para Malasia en términos de recesión y, en ausencia de una segunda ola de infecciones por Covid-19, se espera que comience una recuperación, aunque lenta y frágil. en H220 ”, dijo la unidad de investigación en el mismo informe del 14 de agosto, en referencia al segundo semestre de 2020.

    Y para 2021, se espera que Malasia registre una fuerte recuperación en el crecimiento económico con el esperado levantamiento de más restricciones sobre el movimiento nacional y los viajes internacionales.

    “La flexibilización de las restricciones allanaría el camino para una recuperación liderada por el consumo privado en 2021, que esperamos contribuya con la participación de los leones en 5,4 puntos porcentuales del crecimiento del 6,3% que pronosticamos.

    “Además, una recuperación global más sincronizada en 2021 ayudará a estimular la demanda externa e impulsar las exportaciones”, dijo, al tiempo que predice que puede haber un crecimiento más rápido en las importaciones en comparación con las exportaciones debido a la “exuberancia del consumo privado”.

    "También es probable que en 2021 la inversión vuelva al crecimiento, ya que las empresas nacionales se preparan para la recuperación más allá de 2021 junto con un retorno de la IED a medida que la región continúa experimentando una reconfiguración de las cadenas de suministro", agregó, refiriéndose a la inversión extranjera. inversión directa por sus siglas.

    But the research unit noted that a new wave of Covid-19 cases could hurt the outlook for Malaysia, saying: “The emergence of a second wave of infections, both in Malaysia, and in a number of major economies around the world such as China and the US (which is already grappling with an aggressive second wave), remain the key downside risk to our 2020 and 2021 forecasts.”


    Cover Story: Lessons from the last three major economic crises

    SINCE independence, Malaysia has had three periods of major economic shocks. It is worth noting that the causes of each crisis were very different in nature, given that the country was at different developmental stages over the last four decades.

    Commodities shock in 1985/86

    The 1985/86 economic crisis was triggered by the high interest rates in the US, which is better known as the “Volcker Shock”. Paul Volcker was the newly appointed US Federal Reserve chairman and, in 1980, to rein in rising prices, he instituted record-high interest rates, which led to a collapse in world commodity trade.

    Malaysia, being an exporter nation, suffered as primary commodity prices fell and demand for manufactured goods declined. Malaysia’s overall export price index fell 30% as tin and palm oil prices plunged.

    The major issue during the 1980s was the heavy industry programme that the nation had embarked on. Heavy Industries Corporation of Malaysia Bhd was a public-sector entity that was established to carry out heavy industry projects.

    The programmes then involved massive government expenditure, which was partly paid with petroleum revenue, but it was insufficient, and the government began borrowing against future oil revenues. Unfortunately, commodity prices, along with crude oil prices, crashed from 1985 through to 1986.

    The government had to embark on an austerity drive as a result of the ballooning debt from the heavy industry programme.

    Malaysia fell into a recession in 1985, with its gross domestic product (GDP) contracting 1% that year. The unemployment rate rose to 5.6% in 1985 and 7.4% in 1986. The non-performing loan (NPL) ratios of commercial banks hit a high of 30% in 1987 and 1988.

    The government then embarked on a contractionary fiscal policy and devalued the local currency. There was also an emphasis on promoting foreign direct investment in the economy. For the financial sector, new prudential regulations were introduced in 1989.

    Asian financial crisis 1997/98

    The Asian financial crisis in 1997/98 is deemed as one of the worst economic crises Malaysia has ever faced (until now, that is). Its main cause, according to academics, was the wholesale adoption of financial deregulation in both capital accounts and the banking sector.

    “Unregulated capital flows, coupled with pegged exchange rates, brought a surge of capital flows into Southeast Asian economies, which were taking advantage of arbitrage opportunities,” says a report by The North-South Institute published in 2012.

    When the Thai baht came under speculative attack in mid-May 1997, the ringgit saw heavy selling pressure too, causing it to plunge to a low of 4.90 against the US dollar in 1997 from 2.40 previously.

    Net portfolio investments shrank RM22 billion to a deficit of RM12.9 billion in 1997 from a surplus of RM10.3 billion in 1996. It was a colossal mess as the stock market crashed while corporations that were highly leveraged in foreign-denominated debt started defaulting one by one and NPLs soared, which then turned it into a banking crisis.

    The economy declined, with the GDP contracting 6.7% in 1998 from a growth of 7.7% previously. The ringgit fell to its lowest of 4.90 against the greenback in January 1998.

    The measures that the country undertook then were deemed unorthodox. Among them was a ban on the offshore market trading of the local currency in September 1998 to curb speculation of the ringgit.

    Tun Dr Mahathir Mohamad, who was the prime minister then, fixed the ringgit exchange rate at 3.8 to the US dollar. Malaysia also embarked on selective capital controls to discourage speculative short-term portfolios.

    To revive the economy, in July 1998, the government announced a RM2 billion fiscal stimulus package, which worked out to about 1.5% of GDP at the time.

    On the corporate front, the government set up various agencies to restructure financial and non-financial institutions. The Pengurusan Danaharta Nasional Berhad Act 1998 was passed, giving the national asset management company powers to take over NPLs from banks, to be restructured and managed. Danamodal Nasional Bhd was set up to recapitalise and restructure troubled financial institutions. The banking system was further strengthened through mergers and acquisitions.

    The Corporate Debt Restructuring Committee was formed as a platform for distressed corporates and lenders to work out feasible debt resolutions without resorting to legal proceedings.

    Global financial crisis 2008/09

    The global financial crisis of 2008/09 that started in the US was caused by excessive lending by banks, especially housing loans. Banks were repackaging these debts and selling them to investors. When the property bubble burst, it sent borrowers into default and sparked a domino effect that crippled the US banking system, which eventually pushed some into liquidation.

    For Malaysia, the country suffered the impact in terms of financial and trade channels. Malaysia, a trade-dependent country, was severely hit in its trade and investments.

    Exports fell 45% to RM38 billion in January 2009 from RM64 billion in July 2008. Like other Asian countries, Malaysia suffered capital flight. Portfolio investments saw huge outflows and the stock market, which had high foreign participation, was hit as foreign investors repatriated funds.

    The economy fell into a recession, contracting 1.7% in 2009.

    The government unleashed two fiscal stimulus programmes amounting to RM67 billion, roughly 10% of GDP in 2008 and 2009. The first stimulus (RM7 billion) was aimed at projects with high-multiplier impact on the economy. They also undertook measures to support private consumption such as reducing the Employees Provident Fund contribution rate to 8% from 11%.

    The second stimulus package in 2009 was seen as the biggest in history at a massive RM60 billion, made up of a combination of fiscal injections, government guarantees on bonds and private loans, investing in equity stakes for projects with high-multiplier effects, private finance initiatives and tax incentives.

    Meanwhile, Bank Negara Malaysia cut interest rates thrice, totalling 150 basis points, and the overnight policy rate fell to 2%.

    Save by subscribing to us for your print and/or digital copy.

    P/S: The Edge is also available on Apple's AppStore and Androids' Google Play.


    You can view the source file for this theme at this github Enlace.

    STRUCTURAL CHANGES OF THE MALAYSIAN ECONOMY AND ITS SPATIAL INCIDENCE ON REGIONAL ECONOMIC GROWTH

    Abstracto

    Palabras clave

    Full Text:

    Referencias

    Ariff, M.? 1991. The Malaysian Economy: Pacific Connections. Singapore: Oxford University Press.

    Aiken, S. R., Leigh C.H., Leinbach T. R. and Moss M. R., 1982. Development and Environment in Peninsular Malaysia. Singapore: McGraw-Hill International Book Co.

    Armstrong, H. and Taylor J., 2004. Regional Economics and Policy. Oxford: Blackwell Publishing.

    Armstrong, H. and Taylor J., 2002. European Union Regional Policy: Reconciling the Convergence and Evaluation Evidence, in J.R. Cuadrado-Roura and M. Parellada (eds.) Regional Convergence in the European Union. Advances in Spatial Science, Springer. Armstrong, H.W., 1995. Convergence Among Regions of the EU, 1950-90. Papers in Regional Science, 74:143-151.

    Athukorala, Prem-chandra, 2001. The Macroeconomy up to 1997, in Barlow, Colin (ed.), 2001. Modern Malaysia in the Global Economy - Political and Social Changes into the 21st Century. Cheltenham, UK: Edward Elgar Publishing Ltd, pp. 13-27.

    Barro, R.J. and Sala-i-Martin X., 1995. Economic Growth. Boston: MacGraw-Hill.

    Barro, R.J. and Sala-i-Martin X., 1992. Convergence. Journal of Political Economy, 100:289-97.

    Blair, J.P., 1991. Urban and Regional Economics. Boston, USA: Richard D. Irwin Inc.

    Choguill, C.L., 1979. Regional development in the Third World: a search for an integrated theory. TRP 18. UK: University of Sheffield.

    EPU (Economic Planning Unit) (2006). Ninth Malaysia Plan 2006-2010. Putrajaya: Prime Minister’s Department.

    EPU (Economic Planning Unit), 2001. Eighth Malaysia Plan 2001-2005.

    Putrajaya: Prime Minister’s Department.

    EPU (Economic Planning Unit) (1996). Seventh Malaysia Plan 1996-2000. Kuala Lumpur: Prime Minister’s Department.

    EPU (Economic Planning Unit) (1991). Sixth Malaysia Plan 1991-1995.

    Kuala Lumpur: Prime Minister’s Department.

    EPU (Economic Planning Unit) (1986). Fifth Malaysia Plan 1986-1990.

    Kuala Lumpur: Prime Minister’s Department.

    EPU (Economic Planning Unit) (1981). Fourth Malaysia Plan 1981-1985. Kuala Lumpur: Prime Minister’s Department.

    EPU (Economic Planning Unit) (1976). Third Malaysia Plan 1976-1980.

    Kuala Lumpur: Prime Minister’s Department.

    EPU (Economic Planning Unit) (1971). Second Malaysia Plan 1971-1975. Kuala Lumpur: Prime Minister’s Department.

    Fisch, O., 1984. Regional income inequality and economic development.

    Regional Science and Urban Economics, 14:89-111.

    Ghaffar, F., 1987. Regional Inequalities and Development in Peninsular Malaysia, Malaysian Journal of Tropical Geography, Vol.16, pp.23-36.

    Gezici, F. And G.D. Hewings, 2004. Regional Convergence and the Economic Performance of Peripheral Areas in Turkey, Review of Urban and Regional Development Studies, 16(2): pp. 113-132. Gezici, F. And G.D. Hewings, 2002. Spatial Analysis of Regional Inequalities in Turkey, Discussion Paper 02-T-ll, Regional Economics Applications Laboratoiy. Urbana: University of Illinois. Gilbert, A. and Goodman D.E., 1976. Regional income disparities and economic development: a critique, in A. Gilbert (ed.). Development Planning and Spatial Structure. London: John Wiley and Sons. Hamzah Jusoh, 1992. The application of Williamson’s hypothesis to regional development in Malaysia, in Mohd Yaakob Hj Johari (ed.). Regional Development in Malaysia: Issues and Challenges. Kota Kinabalu, Malaysia: Institute for Development Studies, pp.21 -53.

    Hansen, N.M., 1981. Development from above: the centre-down development paradigm, in W.B.Stohr and D.F.R. Taylor (eds.). Development from Above or Below?. NY: John Wiley and Sons. Hirschman, A.O., 1958. The Strategy of Economic Development. New Haven: Yale Univ. Press.

    JPBD (2006). National Urbanization Policy. Kuala Lumpur: Federal Department of Town and Country Planning (JPBD).

    JPBD (2005). National Physical Plan. Kuala Lumpur: Federal Department of Town and Country Planning (JPBD).

    Kamal Salih, et. ah,2000. Malaysia's Long Range Economic Outlook 1991-2000. Kuala Lumpur: MIER.

    Lall, S. And Yilmaz S., 2001. Regional economic Convergence: Do policy instruments make difference? Annals of Regional Science, 35:153-166.

    Mohd Yusof Kasim, 1992. Regional development in Malaysia: a review of past and present policies, in Mohd Yaakob Hj Johari (ed.). Regional Development in Malaysia: Issues and Challenges. Kota Kinabalu, Malaysia: Institute for Development Studies, pp.55-92. Mera, K., 1973. On the urban agglomeration and economic efficiency.

    Economic Development and Cultural Change, 22:467-75.

    Myrdal, G., 1957. Economic Theoiy and Under-developed Regions. London: Duckworth.

    Nichols, V., 1969. Growth poles: an evaluation of their propulsive effect.

    Environment andPlanning, l:pp. 193-208.

    Okposin, S.B., Abdul Halim Abdul Hamid & Ong Hway Boon, 1999. The Changing Phases of Malaysian Economy. London: ASEAN Academic Press.

    Onn, F. C., 1986. New Economic Dynamo — Structures and Investment Opportunities in the Malaysian Economy. Sydney, Australia: Allen & Unwin.

    Sala-i-Martin, 1996. The classical approach to convergence analysis, Economic Journal, 106:1019-36.

    Salleh, G., 2000. Urbanisation & Regional Development in Malaysia.

    Kuala Lumpur: Utusan Publications & Distributions Sdn Bhd.

    Tan, C. E. and Mohamed Ariff, 2001. Structural Change in the Malaysian Manufacturing Industry, in Barlow, C.(ed.) Modern Malaysia in the Global Economy — Political and Social Changes into the 21st Century. UK: Edward Elgar, pp.59-73.

    Tabuchi, T., 1988. Interregional income differentials and migration: their relationships. Regional Studies, 22: pp. 1-10.

    Terasi, M., 2000. Regional Convergence in Italy and Spain: A Comparative Perspective, in Shaw, David, P. Roberts & J. Walsh (eds) (2000). Regional Planning and Development in Europe. Aldershot: Ashgate Publishing Ltd.

    Theil, H., 1967. Economics and Information Theory. Amsterdam: North-Holland.



Comentarios:

  1. Garlen

    Me uno a todos dijeron anteriormente.

  2. Elwin

    Soluciones interesantes

  3. Scolaighe

    ¿Qué le dirá?

  4. Amir

    pensamiento útil



Escribe un mensaje